Barral lamenta una acción en el partido ante el Numancia
Barral lamenta una acción en el partido ante el Numancia
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF 0-0 Numancia

Jugar con diez futbolistas durante tantos minutos condiciona a un equipo amarillo que lo pone todo en el campo
Por  14:35 h.

Helenio Herrera vivía otro fútbol

Decía el mítico entrenador argentino Helenio Herrera que con diez futbolistas se juega mejor que con once. Y aunque no será ni uno, ni dos ni tres, los equipos que han ganado con un jugador menos en el terreno de juego, el caso es que quedarte más de medio partido con uno menos condiciona mucho.

La expulsión de David Barral condicionó un encuentro en el que el Cádiz CF arrancó bien creando oportunidades y que podía rematar en la segunda mitad. Sin embargo, la absurda doble amarilla al isleño hizo que Cervera tuviera que cambiar su planteamiento de partido y apostara claramente por un contragolpe que no terminó de llegar.

Los amarillos tuvieron que emplearse a fondo para frenar las acometidas de un Numancia que tuvo el control pero no el gol.

1. Dupla atacante

Cervera volvió a apostar por la pareja de delanteros David Barral – Dani Romera. Lo hizo en Copa del Rey y más o menos le salió bien, y ante el Numancia apostó por la misma dupla a la espera de recuperar a jugadores que pueden ocupar la mediapunta como Rubén Cruz y Alberto Perea.

El entrenador cadista reconoce que “no los veo”, en referencia a Barral y Romera juntos en el terreno de juego. Cervera sabe que ya sea Rubén o Perea, uno de los dos está ‘condenado’ a ser titular en dicha zona del campo, aunque el propio técnico reconozca que siga apostando por Romera y Barral a la espera de que funcione lo que pretende.

Más allá de la delantera, Cervera sorprendió dando entrada en el once a Lucas por Brian. El técnico volvió a apostar por el holandés en detrimento del zaguero catalán que estaba siendo habitual en las últimas alineaciones.

2. Adiós Barral, hola profundidad

Dos faltas en apenas diez minutos sentenciaron la participación de David Barral en el partido ante el Numancia. Sin él en el campo, el Cádiz CF se quedaba huérfano de gol y sobre todo de un trabajo importante de asociación y lucha que el isleño hace arriba. Cervera movía el banquillo en el descanso buscando la profundidad en las bandas y alguien que fuera capaz de retener la pelota arriba, de ahí que diera entrada a Nico Hidalgo y Carrillo.

Con ambos en el campo el Cádiz CF en llegadas por las banda pero no terminó de crear grandes ocasiones.

3. Garrido y Abdullah se multiplican

Con uno menos en el campo, el Cádiz CF se volvió más solidario que nunca y ante un rival que tenía la pelota, los amarillos se dedicaron a tapar huecos y correr mucho tiempo tras el balón. El Numancia dominaba pero no terminaba de crear peligro. El propio Jagoba Arrasate apuntaba que “el Cádiz CF no es el mejor equipo al que jugarle con uno más”.

Trabajo incansable de todo el equipo pero en especial del centro del campo amarillo. Garrido, habitual su pundonor, pero destacable un Abdullah que ayudó mucho al conjunto amarillo en labores defensivas.