Imagen del pasillo de vestuarios de Carranza
Imagen del pasillo de vestuarios de Carranza
Cádiz CF

La hora de los valientes

Una final, no hay más. El Cádiz CF se juega toda la temporada y más allá de su futuro en noventa minutos ante el Hércules
Por  1:51 h.

Ahora o nunca. Todo o nada. Piensen los mil y un tópicos apocalípticos que quieran o sepan, pero el Cádiz CF se juega este domingo todo el trabajo de diez largos meses y quién sabe si algo más, mirando al futuro de la entidad.

Ya no hay vuelta de hoja y es que todo lo que no sea pasar de ronda será enterrar un nuevo proyecto millonario para intentar sacar de esta maldita catacumba de Segunda B a un club que ha vuelto a tirar de chequera para lograr el objetivo.

Sin embargo, no pensemos en ello. Mejor no hacerlo, hay que confiar en que el domingo veamos a ese Cádiz fiable y serio que durante la temporada ha dado muestras de confianza eterna en el ascenso.

Eso sí, absténgase cobardes y jugadores mediocres para el choque en Carranza. Aquellos que presuman de calidad de superior categoría pero que no sean capaces dar un pase de condiciones cuando se la están jugando de verdad, que se queden casa. Seguramente así demostrarán que realmente esa supuesta calidad no es tal, y es que si un jugador está en Primera no es solamente porque sabe hacer tres regates bien hechos.

Decía Airam que la “responsabilidad que tienen los jugadores es enorme”. No le falta razón, el problema es que esa responsabilidad, digan jugadores y entrenador lo que digan, se ha convertido en una presión que está maniatando a unos futbolistas faltos de competición en partidos de este tipo.

Es evidente que el duelo ante el Hércules no es uno más, pero solo el Cádiz puede cavar su propia tumba en su propio estadio. Solo el Cádiz puede hacerse daño a sí mismo. Lo siento por el Hércules pero en condiciones normales no debería ser rival de los gaditanos. En condiciones normales…

Pero bueno, confiemos. Agarrémonos a la fe de un equipo que debe decir aquí estoy yo. Un equipo que le debe mucho a su afición. Unos jugadores a los que les ha llegado la hora de demostrar el porqué visten esta camiseta. El domingo hace falta jugadores que no se arruguen, que pidan el balón, que no se escondan. Llega la hora de los valientes, la hora del Cádiz CF. La ilusión, ni tocarla.