Copia del acta de requerimiento notarial que aporta David Buitrago como prueba.
Copia del acta de requerimiento notarial que aporta David Buitrago como prueba.
CÁDIZ CF

Tres puntos y muchas dudas

"Y si no marcaron fue tan sólo por su falta de claridad en los metros finales. Por lo que se colige un futuro sombrío..."
Por  18:29 h.

Con más angustia de la prevista y más apuros de los deseables, el Cádiz CF logró imponerse el domingo pasado a la Balona. Victoria que vino posibilitada por una dosis considerable de fortuna y en la que mucho tuvo que ver el elevado grado de bisoñez demostrado por el rival.

Un equipo que, en principio, aspira a erigirse en campeón del grupo no puede conceder tantísimos acercamientos y disparos a su portería ni permitir que le ganen la línea de fondo con tan preocupante facilidad. Cada vez que el medio del campo amarillo perdía un balón, circunstancia que se repetía con ominosa asiduidad, los albinegros se encontraban con auténticas avenidas para franquear el área contraria a su antojo.

Y si no marcaron fue tan sólo por su falta de claridad en los metros finales. Por lo que se colige un futuro sombrío cuando tengamos que enfrentarnos a conjuntos que posean más pegada arriba y demuestren mayor contundencia atrás.

Tal vez, uno de los aspectos más descorazonadores del último partido lo constituya el hecho de que el once local contó con múltiples espacios para ganar la espalda de la defensa contraria y casi nunca lo consiguió. Capítulo en el que destacó de manera lastimosa un agotado y lento Dani Güiza, quien erró pases relativamente fáciles que hubieran generado claras ocasiones de gol. Su bajo tono físico parece que le imposibilita mostrar la calidad que se le atribuye, rémora que hasta le impide ganar la posición adecuada para ensayar un disparo con garantías.

Extrema veteranía en la delantera, que se hizo extensible en la línea medular, compuesta en esta ocasión por un Abel Gómez cada vez más distante del conductor y temporizador del juego que el Cádiz necesita, y por un Mantecón que no encontró el sitio durante todo el partido. Con la zona ancha perdida, ni se filtraban pases a los puntas ni se interceptaban las avalanchas del rival. Por eso agradeció tanto el equipo la postrera entrada del joven Quintana quien, por su calidad y entrega, bien merecería mayor confianza y continuidad.