Álvaro García fue el autor del segundo gol del Cádiz CF en Gerona.
Álvaro García fue el autor del segundo gol del Cádiz CF en Gerona.
Cádiz CF

Tiempo de soñar

"Las credenciales para la obtención de la gloria del ascenso ya han sido presentadas"
Por  16:43 h.

Ya no existen excusas para no soñar. Alcanzada la anhelada meta de los cincuenta puntos y restando casi tres meses de competición, con doce partidos aún por disputar, las credenciales para la obtención de la gloria del ascenso ya han sido presentadas.

Difícil e ilusionante pugna que nos mantendrá en vilo, que, semana tras semana, nos hará rehenes de la incertidumbre dominical y nos dejará el corazón en un puño, el puño de la impaciencia, de la decepción o del estallido unánime de alegría. Carente de la presión que conlleva la obligada consecución de metas preestablecidas, el Cádiz CF afrontará este animoso reto con la tranquilidad de que, una vez asegurado el objetivo inicial de la permanencia, todo lo que alcance a partir de ahora supondrá un éxito añadido, un trocito más de cielo que se conquista en la frenética búsqueda de la gloria.

Pues, tal como anunciara Cervera antes del partido en Girona, ha llegado el momento de cambiar de careta, apretar los dientes y mostrar, sin grandilocuencias pero con desparpajo, que las aspiraciones de este equipo abarcan absolutamente todo, que carecen de límites para lo que resta de temporada. Para lo cual, se tuvo que sufrir de lo lindo en Motilivi, donde se sorprendió en la primera parte a los rivales con la inesperada novedad de un planteamiento simétrico al usado de forma habitual por ellos: línea de tres centrales y dos laterales adelantados que flanqueaban la brega de los tres centrocampistas.

Se renunciaba así al habitual juego por bandas en aras de una mayor contención del contrario, al tiempo que se introducía la baza de la irrupción desde atrás y por sorpresa de Alvarito. Todo salió a pedir de boca durante el primer período, en el que dos llegadas supusieron otros tantos goles y al Girona se le advertía aturdido y carente de recursos.

Pero todo cambiaría en la segunda mitad, donde cinco hombres del Cádiz CF persiguieron sombras y otros cinco esperaban la avalancha en su área. Sólo la suerte y la escasa puntería rival evitaron la remontada. Que siga la racha.