Edy Silvestre salvó el expediente en Palma.
Edy Silvestre salvó el expediente en Palma.
Cádiz CF

Paso a paso

La victoria no se habría escapado de haber tenido más acierto en los metros finales
Por  15:45 h.

Desde que se impusiera en el fútbol español la novedad británica de conceder tres puntos a la victoria, el punto exiguo, solitario, sumado con los empates, adquiere un valor fundamentalmente psicológico. Que será de derrota, si un partido que parecía ganado se escapa a última hora, o será de triunfo, si sucede que el rival se ha mostrado superior pero no ha podido reflejarlo en el marcador.

En el caso del reciente empate cosechado por el Cádiz CF en tierras baleares, la general sensación desprendida es de resignada satisfacción, pues el equipo pudo ganar, si llega a acertar en los dos lanzamientos al palo y en la falta botada por Aitor García, que pasó rozando la escuadra, y también pudo perder, si los jugadores bermellones hubieran afinado la puntería durante el arreón desesperado que acometieron en los minutos finales.

Lo que sí se apreció con claridad, sobre todo en la segunda parte, es que si los amarillos se hubiesen mostrado más atinados en las combinaciones y menos precipitados en la toma de decisiones, la victoria no se habría escapado. Existían espacios para ganar la espalda a la defensa contraria pero, bien por defectuosos controles, bien por clamorosos errores en los desplazamientos, bien por cierto empecinamiento en realizar la jugada más complicada, no se pudieron aprovechar. A pesar de ello, enmarcado en la notable campaña que viene realizando el Cádiz CF, el punto conseguido frente al Mallorca adquiere un sabor dulce, de relajo y tranquilidad. La que ofrece el contemplar la tabla desde la feliz verticalidad de una tercera posición. Privilegiado lugar con el que, en contenido pero cada vez más sonoro silencio, sueña la afición en ocuparlo al final de temporada. Objetivo, para cuya consecución, se antoja imprescindible que determinados jugadores recuperen su mejor nivel y que los recientes fichajes puedan cubrir las posibles carencias que se hayan advertido en la plantilla. Sin olvidar nunca que, paso a paso, cada vez se está más cerca de la verdadera meta fijada para esta campaña: la obtención de los 50 ó 51 puntos que garanticen la permanencia.