Juan Carlos Cordero, a la izquierda de la imagen, tiene por delante un duro mes de trabajo.
Juan Carlos Cordero, a la izquierda de la imagen, tiene por delante un duro mes de trabajo.
CÁDIZ CF

Mercado invernal

Después de un primer tramo de temporada más que notable, el Cádiz CF busca reforzar su plantilla en enero para aspirar a cotas mayores
Por  7:32 h.

Con la tranquilidad que aportan los 30 puntos conseguidos a dos jornadas de concluir la primera vuelta, la familia cadista puede gozar, al fin, de una Navidad relajada y placentera. Tras las previsibles dudas iniciales, motivadas, sobre todo, por inoportunas lesiones de pretemporada y por el bajo estado de forma de numerosos componentes de la plantilla, a partir del mes de noviembre el equipo ha adquirido el tono físico necesario para poder competir con garantías en esta difícil e igualadísima Segunda División.

Sobre el armazón de equipo, que de de manera tan brillante terminara la temporada pasada, el óptimo rendimiento ofrecido por buen número de los fichajes realizados ha permitido una acumulación de buenos resultados que ha hecho que la afición vislumbre el objetivo de la permanencia con cierta tranquilidad y hasta viva ilusionada con la posibilidad de asomarse a cotas mayores. Feliz momento que viene a coincidir con la apertura del mercado de invierno y su habitual dinámica de altas y bajas y su inevitable trasiego de jugadores.

En este sentido, el mejor fichaje que podría realizar el Cádiz CF es el de no permitir la salida de ninguno de los nueve jugadores que actualmente han conseguido la indiscutible titularidad. Y, puestos a reforzar el equipo, habría que hilar muy fino para que toda incorporación que se produzca lo sea para entrar en el once desde el primer encuentro y no para incrementar las dilatadas esperas en el banquillo o en la grada.

Sin lugar a dudas, la importante y complicada posición de mediapunta, no resuelta todavía en la actual plantilla a pesar de las múltiples probaturas realizadas por Álvaro Cervera, debe ser el principal objetivo a adquirir. Sin olvidar tampoco que el sustituto natural de Ortuño es Gorka Santamaría, por lo que si este último saliera habría que incorporar de inmediato un delantero de referencia y goleador. Cosa nada fácil de encontrar, como la abundante experiencia de años pasados nos dicta. Efectuada ya por el míster la selección obligada y natural dentro de su plantilla, antes que en nuevos fichajes, sigamos confiando en los elegidos