El CD Tenerife se llevó los tres puntos de Carranza y ahora es tercero.
El CD Tenerife se llevó los tres puntos de Carranza y ahora es tercero.
Cádiz CF

Y llegó la de arena

Es posible que haya llegado el momento de hacer cambios en el once
Por  14:27 h.

Sólo habían transcurrido los diez primeros minutos de juego en el reciente partido frente al Tenerife y ya se había constatado la extrema dificultad, lo arduo, lo harto complicado que sería obtener la victoria.

Maniatado en la tela de araña urdida por su rival, el equipo se mostraba incapaz de otorgar fluidez a su obstruido juego, sólo fugazmente desatascado a base de intentos y conducciones individuales, que nunca se culminaban con éxito. Incapaz de robar el balón en la línea de medios, el Cádiz CF veía interceptada su principal vía de penetración en la defensa contraria, consistente en la salida rápida al contragolpe y la sorpresiva penetración por bandas.

Si a ello se le sumaba que, en la mayoría de las ocasiones, las pugnas y disputas eran ganadas por los jugadores visitantes, la situación abocaba a mirar de manera reiterada al reloj con el íntimo deseo de acelerar, de empujar al minutero hacia el postrero el minuto noventa. Porque ya era de común aceptación que, salvo un inesperado golpe de fortuna, ese partido no se iba a ganar.

Observados, pues, los cauces en que se desarrollaba el encuentro y asumida la favorable situación de la tabla clasificatoria, el punto que otorgaba el empate se antojaba un botín preciado ante un rival directo. Por eso supo tan mal que la derrota llegara en el minuto 89, cuando ya casi teníamos asumido que la mala tarde del equipo se saldaría con el cero a cero final.

Como después dijera Álvaro Cervera, tal vez sea el momento de renovar el once con el ímpetu fresco de algunos elementos poco habituales, pues la insistente titularidad de determinados jugadores resulta cada vez menos explicable. Aún considerando loable el esfuerzo que derrochan, el grado de acierto mostrado últimamente por Sankaré, Nico Hidalgo o Rubén Cruz bien merecería que el míster optara por otras soluciones. Entre las que entraría el concurso de recientes incorporaciones como Imaz o Aketxe. Jugador este último, de cuya acreditada calidad sólo ha mostrado hasta ahora la excelsa gota del golazo marcado en Getafe, pero del que se espera mucho más.