Claudio ya no es el entrenador del Cádiz CF
Claudio ya no es el entrenador del Cádiz CF
CÁDIZ CF

La última carta

Álvaro Cervera por Claudio Barragán, última apuesta del Cádiz CF para intentar el ascenso a Segunda
Por  19:58 h.

El reciente bochorno perpetrado por el Cádiz CF en el campo del desahuciado colista, ha venido a constituir esa recurrente gota con la que se desbordan los vasos del desatino y del hartazgo. Postrero y enésimo ridículo que ha desencadenado la destitución del entrenador. Quien, como a modo de despedida, hubiera querido abrochar su prolijo capítulo de disparates recientes con la ocurrencia última de colocar a Migue, un central sin demasiada velocidad y con más edad que cintura, en la expuesta posición de lateral izquierdo. Máxime si el rival al que se enfrenta es un filial, cuyas armas conocidas no son otras que el desparpajo y la rapidez. Valga este ejemplo como muestra del aparente desquiciamiento al que había llegado Claudio Barragán, tras una temporada repleta de desconcertantes altibajos en el rendimiento del equipo y jalonada de imprevisibles e insólitas decisiones por su parte.

El cambio de inquilino en el banquillo abre un periodo de incertidumbres, pues su efecto en la plantilla puede ser tanto positivo como negativo, pero de lo que no cabe ninguna duda es que ha sido una decisión tardía. Si se hubiera tomado hace dos meses, tal vez el nuevo técnico habría contado con tiempo suficiente para enderezar el rumbo y optar por la pelea de la primera plaza, cuyo objetivo se antoja casi inexorable para conseguir ascender. Adoptada a estas alturas de Liga, cuando sólo restan cuatro encuentros de Liga regular, no parece sino el desesperado intento del presidente de jugárselo todo al órdago ciego de su última carta, en una partida mal planteada y en la que todo lo lleva perdido. Partida que empezó a perder al confeccionar un plantel mucho menos compensado y competitivo que el de la temporada anterior y a la que abocó al fracaso tras consumar el despropósito de altas y bajas durante el mercado invernal.

Ardua y difícil tarea le espera al míster recién llegado: recuperar con premura la autoconfianza de los jugadores y asegurar el pase a las eliminatorias de ascenso. Metas para la que se antoja imprescindible la victoria este sábado frente al Mérida.