Los jugadores del Cádiz en un minuto de silencio antes del partido del pasado viernes.
Los jugadores del Cádiz en un minuto de silencio antes del partido del pasado viernes.
Cádiz CF

La sobriedad de un líder

Este Cádiz CF anula las virtudes y maniata la creación de fútbol de sus adversarios
Por  19:43 h.

Verificadas las cuatro primeras jornadas de liga y superada la primera eliminatoria copera, nuestro equipo comanda la clasificación con diez de los doce puntos disputados y arroja el positivo saldo de cuatro victorias y un empate en los cinco partidos oficiales jugados. Cifras que, por sí solas, otorgan grandes dosis de tranquilidad, pues suponen que la quinta parte del principal objetivo de la permanencia se encuentra ya conseguida en estos albores de la competición. Por lo que una generalizada e inevitable sensación de optimismo envuelve a la hinchada, que sueña ya, por qué no, con metas mayores.

Sobre todo cuando constata la gran dificultad con que se encuentran todos los rivales para generarle jugadas de peligro al Cádiz, al que solamente le crean una o, a lo sumo dos, ocasiones de gol por encuentro. Y cuando éstas ocurren, emerge la figura salvadora de un inconmensurable Cifuentes, que aún paladea las mieles de su eterna juventud.

Equipo compacto, serio, disciplinado, cuya capacidad de trabajo y de sacrificio que muestran todos sus componentes anula las virtudes y maniata la creación de fútbol de sus adversarios. Sobre esta base y sin renunciar en ningún momento a su estilo de juego, el conjunto amarillo ha logrado mostrarse un poco superior a todos sus rivales y merecer la victoria en todos los partidos que hasta ahora ha disputado.

No se trata de un despliegue de fútbol brillante, prolijo en exquisiteces y tiralíneas, sino que, dentro del cauce de lo práctico y la sobriedad, se logra obtener el máximo provecho a las cualidades individuales de sus futbolistas. Entre los que aún resta la aportación de ese gran centrocampista que ha demostrado ser José Mari y la incorporación de los dos medio puntas netos con que cuenta la plantilla, Rubén Cruz y Perea, hasta ahora inéditos por lesión.

Este domingo toca afrontar un complicado compromiso frente al Oviedo, equipo muy físico y experimentado, con el que aún colean algunas cuentas pendientes. Por lo que la obtención de los tres puntos, amén de confirmar el liderato, supondría un maravilloso regalo para la afición.