Los futbolistas del Cádiz CF celebran el gol en Sevilla junto a su afición.
Los futbolistas del Cádiz CF celebran el gol en Sevilla junto a su afición.
Cádiz CF

La rama verdecida

El Cádiz CF ofreció ciertos síntomas de mejoría que ilusionan a un afición ávida de alegrías y triunfos
Por  18:44 h.

“Al olmo viejo… algunas hojas verdes le han salido…”

Un leve atisbo, un mínimo indicio, un breve resurgir del juego del Cádiz CF ha sido suficiente para que el verde color de la esperanza resplandezca de nuevo entre su hinchada. Bastaron quince minutos de cierta mejoría en el juego para que nuestra sufrida afición, ahíta de tantos fracasos y ávida de algún conato de alegría, mire con renovada ilusión el futuro de su equipo.

Aunque no se cuajara, ni mucho menos, un partido completo en Sevilla, sí se advirtieron ciertos signos de recuperación, que hasta han llegado a desatar una incipiente aureola de contenida euforia en los seguidores. Tras una mediocre primera mitad y un inicio catastrófico de la segunda, momento en que se encajó el gol del empate, se pudieron contemplar episodios inéditos en los últimos enfrentamientos: intensidad para recuperar pronto el balón, tranquilidad y confianza para echarlo al césped y moverlo con rapidez de una banda a otra hasta encontrar un hueco en las espaldas del rival.

Así se crearon varias ocasiones claras para marcar, que si no llegaron a fructificar fue tan sólo por verdadera mala suerte. Esa fortuna que sí nos acompañó en los nefastos encuentros jugados en Melilla y Linares, donde se ganó de forma inmerecida.

Otro apunte para la esperanza lo constituye la progresiva aportación, tanto defensiva como ofensiva, de Andrés Sánchez y Juanjo, dos laterales llamados a otorgar consistencia al juego de los amarillos. A lo que habría que añadir la seguridad que viene demostrando Aridane en el centro de la zaga, muy alejado ya de las indecisiones y excentricidades pasadas.

Pero se mantienen serias dudas arriba, donde empieza a ser preocupante la falta de gol. Los tres jugadores llamados a resolver este problema son Lolo Pla, que se ha revelado como un buen medio punta en ciernes, Wilson Cuero, que sólo ha demostrado cualidades de fajador, y un Dani Güiza al que le falta el fondo físico y la velocidad necesarias para erigirse en el delantero que el Cádiz CF necesita.

Mas, como escribiera Machado, ya se proclama cierta luz primaveral: “…olmo, quiero anotar en mi cartera/ la gracia de tu rama verdecida…”