Álvaro García, en una de sus incursiones por banda.
Álvaro García, en una de sus incursiones por banda.
CÁDIZ CF

La guinda

El Cádiz CF necesita al menos cuatro puntos en la recta final para cumplir su sueño en una temporada exitosa
Por  10:17 h.

Aupada en la extrema, en la más alta cúspide de la vertiginosa cordillera de la incertidumbre va a vivir la afición cadista el desenlace final de esta temporada. Una hinchada que ha forjado su destino a base de emociones fuertes, que ha derramado por toda la geografía española literales regueros de sudor y de lágrimas, se apresta a cumplimentar un capítulo más de tan intensa y tan dramática reciente historia. Tras el disfrute de una campaña placentera, en la que, salvo el tramo inicial, el equipo se acomodó pronto en la zona de privilegio, la reiterada incapacidad posterior para ganar los partidos ha desembocado en esta amenaza latente y real de ver derrumbar al final todo lo conseguido.

El escenario que nadie deseaba para el último partido es que ha adquirido casi todos los visos de convertirse en realidad: la necesidad de acudir al Estadio Zorrilla a jugarse frente al conjunto local el pase a las eliminatorias de ascenso. No sólo habrá que imponerse este domingo al Elche, donde los ilicitanos se jugarán el definitivo cartucho para su salvación, sino que, si Huesca y Valladolid no fallan, habrá que ganar también en tierras pucelanas. O, al menos, empatar. Lo que supondría obtener cuatro de los seis puntos posibles, cifra inédita para el Cádiz CF desde hace muchas jornadas. Desde el ya lejano encuentro frente al Rayo Vallecano no disfruta la afición de una victoria de su equipo en Carranza, lo que ha supuesto una acumulación de puntos perdidos que ahora tanto se echan en falta. Triunfos que se tuvieron en las manos y que finalmente se escurrieron frente a Levante, Nástic o Córdoba han conducido a esta situación. Que, por otra parte y salvando las consecuentes distancias, tanto se parecen a aquella fatídica temporada de la tragedia en Alicante, cuando sólo se necesitaba ganar un partido para asegurar la salvación y pasaron las siete últimas jornadas y el equipo descendió. Si bien, suceda lo que suceda en estos postreros y definitivos encuentros, la temporada del retorno a la división de plata ha constituido un auténtico éxito. Pero empujemos para su guinda.