Salvi ha bajado su rendimineto en las últimas tres semanas.
Salvi ha bajado su rendimineto en las últimas tres semanas.
Cádiz CF

La de arena

La realidad ha venido a confirmar la más pesimista de las expectativas
Por  16:50 h.

Observada y asimilada la sencilla forma de jugar del Cádiz CF desde la llegada de Álvaro Cervera, cuyo fundamento radica en la buena colocación defensiva, el robo en la medular y salida rauda al contragolpe, existía cierta incertidumbre por comprobar qué ocurriría cuando pronto se pusiera por detrás en el marcador y se viera obligado a cambiar ese invariable patrón que tan buenos resultados le había deparado.

Visto lo sucedido la mañana del pasado domingo en Carranza, no queda más remedio que admitir, sobre este respecto, que la realidad ha venido a confirmar la más pesimista de las expectativas. Tras encajar dos goles en los primeros minutos, el equipo se mostró incapaz de generar ocasiones de peligro a un rival que, a diferencia de anteriores adversarios, cedió la posesión del esférico a los amarillos y los esperó atrincherado cerca de su área.

Bien aprendida tenía la lección el Oviedo, que se limitó a eludir la triangulación en la zona de medios para evitar pérdidas que propiciaran el contragolpe gaditano, a evitar los espacios a la espalda de sus laterales para que los extremos locales no explotaran su velocidad y, sobre todo, a impedir que Ortuño recibiera de cara y generara juego. Objetivo para el que, además de los dos centrales que tenía por detrás, colocaron por delante al pivote defensivo Lucas Torró, quien se anticipó en todas las acciones, no permitió tocar bola a nuestro delantero y hasta se erigió, durante muchos minutos, en dueño del centro del campo. Básico planteamiento, con el que se obstruyó por completo la fluidez de los amarillos y que se vio favorecido por las erróneas y precipitadas decisiones adoptadas desde el banquillo.

Colocar a Álvaro en la media punta y a Gúiza como segundo hombre de vanguardia constituyen medidas acertadas sólo cuando existan espacios que estos jugadores puedan aprovechar. Caso que no se daba en este partido. Antes, al contrario, lo que demandaba el equipo era juego entre líneas, pases filtrados que crearan esos espacios. Actividad para la que se antojaban más capacitados a elementos como Rubén Cruz o Abduláh.