Abel y Lolo Plá celebran el segundo gol del Cádiz ante el Melilla.
Abel y Lolo Plá celebran el segundo gol del Cádiz ante el Melilla.
CÁDIZ CF

Idus favorables

"No es que se bordara el fútbol ni que se derramaran los consabidos tarros de las selectas esencias, pero al menos se pudo contemplar a un equipo bien plantado sobre el campo"
Por  17:37 h.

Un matutino sol, dorado y oblicuo, de un apacible domingo de invierno, se erigió en luminoso marco para el último reencuentro del Cádiz CF con su afición. Favorables idus de marzo que trajeron la suma de seis puntos consecutivos y la constatación de renovadas sensaciones.

Liderado por un Salvi colosal, pletórico de rapidez, capacidad de desborde e implicación en el juego, el conjunto gaditano buscaba con ahínco el área contraria, hasta que encontró la justa recompensa de los goles al buen juego que venía desplegando frente al Melilla.

No es que se bordara el fútbol ni que se derramaran los consabidos tarros de las selectas esencias, pero al menos se pudo contemplar a un equipo bien plantado sobre el campo, capaz de manejar el balón con cierta dosis de velocidad, aplomo y soltura. Para que ello fuera posible sólo bastó con que Lolo Plá ocupara su demarcación original de delantero centro, donde aporta constante movilidad y donde su olfato goleador puede traducirse en fructificaciones más asiduas.

Sobre todo si sus costados son flanqueados por dos vertiginosos puñales, que con tanta facilidad saben ganar la línea de fondo, como constituyen los casos de Álvaro y Salvi. Bastó también con que al centro del campo no le quemara la pelota en los pies e intentara moverla con la tranquilidad requerida en busca del compañero mejor situado.

Demarcación en la que Nana actuó con solvencia como eje defensivo para que Abel y Jandro ejercieran de lanzadores. No pasó apuros la defensa, como siempre capitaneada por un seguro Aridane, que presentó la novedad del joven Carmona como lateral derecho, quien, tras un par de dudas iniciales, demostró poseer muy buen toque de balón.

Pero la jornada, en estos señalados idus, no pudo ser completa, pues los rivales también ganaron y las distancias se mantienen intactas. Aunque lo importante es que el equipo mantenga esta línea ascendente, siga encadenando victorias y afronte cada partido como un reto definitivo. Ese es el único camino para, llegado el caso, superar las tres eliminatorias que lo conduzcan al ascenso de categoría.