Nico fue titular en Los Pajaritos.
Nico fue titular en Los Pajaritos.
CÁDIZ CF

Debilidades

El equipo de Álvaro Cervera no completó una buena actuación en Soria ante el Numancia de Jagoba Arrasate
Por  7:34 h.

Con la decepción propia de una derrota y la desazón añadida de un juego desastroso, la hinchada cadista quedaba sumida en un descorazonador estado de estupefacción, de incredulidad, una vez concluido el encuentro en Los Pajaritos. Tras unos 20 minutos iniciales esperanzadores, en los que el equipo parecía asumir el mando, la anticipación en las acciones y hasta algún acercamiento con peligro, de pronto, como si de un fatal encantamiento se tratara, todo empezó a diluirse.

El Numancia fue ganando terreno, se hizo dueño del balón y consiguió encerrar al Cádiz CF, literalmente, en su propia área. Aplastante y enojosa superioridad que se pondría de manifiesto hasta el mismo pitido final. Ni surtieron efecto los cambios ni se pudo evitar la planeante sombra del recuerdo de las ausencias. Lo que no deja de generar dudas sobre la fiabilidad de un conjunto, cuyo peligro en ataque depende tanto de la presencia de Álvaro García y cuya fluidez en la circulación del balón tanto se atasca si Abdullah no acompaña a Garrido en la medular.

Debilidades de una plantilla, que ha rendido a un excelente nivel durante gran parte de lo que llevamos de campaña y sobre la que se esperaba que se reforzara convenientemente para aspirar a cotas mayores en la segunda vuelta. Pero las incorporaciones del mercado de invierno no han cubierto esas expectativas Da la impresión de que, más que refuerzos, se haya optado por meros rellenos con los que cubrir potenciales bajas de titulares.

Así, Fausto Tienza, exsuplente de Osasuna, no parece que su concurso pueda exceder de una hipotética sustitución de Garrido. Eugeni, exsuplente del penúltimo clasificado, ha demostrado poseer exquisito toque de balón, pero al que sus escasas dotes de sacrificio, de rigor táctico y de velocidad le auguran un muy difícil encaje en el Cádiz CF de Cervera. Mientras que de Jona Mejía, exsuplente del antepenúltimo clasificado y viejo conocido por estos lares, ya constan sus virtudes y limitaciones, por lo que, amén de trabajo y salvo súbita transformación, no cabe esperar de él que venga a satisfacer esa acuciante necesidad goleadora.