Fran Machado no jugó en Utrera por problemas en el pubis.
Fran Machado no jugó en Utrera por problemas en el pubis.
CÁDIZ CF

Camino equivocado

En este mercado invernal da la impresión de que se vuelve a salir perdiendo en este apresurado cambio de cromos
Por  17:13 h.

Con el ánimo transido por el desasosiego, por la tristeza y el estupor salió del Carranza el pasado domingo la sufrida afición gaditana. Primaveral mañana de invierno en la que la ilusión y esperanzas renovadas, tras las tres victorias consecutivas, se trocaron de golpe en completa decepción, en el desánimo que provoca constatar que, con los mimbres que se poseen, el ascenso de categoría no es más que una inabordable quimera.

Tras diez minutos de un cierto control de juego, carente de profundidad, el resto del partido constituyó un auténtico suplicio para la hinchada, que contemplaba atónita cómo su equipo era superado en todas las facetas por su rival. Y que si el encuentro no terminó con goleada escandalosa fue tan sólo por la falta de acierto de los contrarios en el remate.

Parece que el mercado de invierno ha desatado unas prisas en la renovación de la plantilla para las que no se encuentra explicación. Es más, da la impresión de que se vuelve a salir perdiendo en este apresurado cambio de cromos: creo que nunca nos debimos desprender de Josete, un central zurdo que sabe sacar el balón de atrás y que tan completa campaña cuajara el pasado curso.

Cierto es que en la temporada actual bajó algo su rendimiento, pero hay que tener memoria y ofrecer cierto margen de mejora a los jugadores. Garrido se va y al primer partido juega el defensa Servando en su demarcación, lo que supone todo un episodio de absoluto surrealismo. Por lo demás, se ha procedido a dar la baja a jugadores jóvenes y con proyección para suplirlos por futbolistas pasados de edad e inexorablemente alejados de aquél rendimiento que un día ofrecieran en plenitud.

Extraña política de fichajes, que parece más encaminada a configurar un buen equipo de veteranos para jugar la liga de la Barriada que para confeccionar un conjunto con garantías de ascenso a la Segunda División. El Granada B nos ha dado el primer aviso de que éste no es el camino, nos pasó por encima física y tácticamente y jugaron a un ritmo que muchos jugadores del Cádiz nunca pudieron alcanzar.