El Cádiz CF buscará otra vez el ascenso a Segunda
El Cádiz CF buscará otra vez el ascenso a Segunda
CÁDIZ CF

Cádiz CF. Que la suerte acompañe

La sufrida afición gaditana, impasible al desaliento, vuelve a la carga una vez más para conseguir el ansiado objetivo
Por  17:02 h.

Finiquitada, por fin, una larga temporada regular, tan sonrojante, tediosa y decepcionante, arribamos con renovado ánimo la inminente cita de la primera eliminatoria de ascenso. Confluyen en ella dos equipos a los que separa una grandiosa distancia, tanto geográfica como de magnitud en sus respectivos contingentes sociales, y a los que une idéntica pauperrimidad en el trayecto recorrido durante las últimas jornadas. Racing de Ferrol, un conjunto venido a menos, y Cádiz CF, un conjunto venido a la nada, no parece que puedan augurar un duelo en la cumbre de las exquisiteces futbolísticas. Si bien, es cierto que si algo caracteriza al balompédico juego es su componente aleatorio e imprevisible, por lo que nunca se puede aventurar con qué tipo de partidos nos vamos a encontrar.

Pero los números, aunque sólo constituyan estadísticas, no engañan: tras ostentar el liderato de su grupo durante casi toda la Liga y hasta haber gozado de una distancia de diez puntos sobre el segundo clasificado, la escuadra gallega ha dilapidado toda su ventaja tras firmar un tramo final de liga verdaderamente catastrófico. Y qué decir del Cádiz CF que no recordemos, que de aspirar al asalto del primer puesto, ha conseguido la cuarta plaza de manera tan triste como afortunada y batiendo, tal vez, todos sus registros conocidos de derrotas consecutivas en esta categoría.

A pesar de todo ello, la abnegada y sufrida afición gaditana, impasible al desaliento, se dedica a batir sus particulares récords de colas multitudinarias en taquilla para acompañar a su equipo en este lance tan fundamental. Esperanzada en alcanzar el objetivo del ascenso por la tortuosa, escarpada y taquicárdica vía de las tres eliminatorias sucesivas, hasta es capaz de olvidar recientes sinsabores en pos de un éxito, cuya consecución todavía es posible. Para que ello suceda, habrá de modificarse de manera radical la negativa dinámica adquirida y confiar en que, una vez tocado fondo, sólo podrá caber la mejoría en el pésimo nivel de fútbol ofrecido. Y, por supuesto, que la suerte nos acompañe. Porque alguna vez dejará de sernos tan esquiva.