Álvaro García, uno de los protagonistas del pasado domingo.
Álvaro García, uno de los protagonistas del pasado domingo.
Cádiz CF

Asible y alcanzable

El camino emprendido por Cervera ha sido el adecuado
Por  17:37 h.

Avivada de nuevo la llama de la esperanza, la sufrida afición gaditana vuelve a contemplar cómo la meta del ascenso se ofrece todavía asible y alcanzable.

Han bastado dos partidos para dejar claro que, una vez llegados a estas postrimerías decisivas de la temporada con el desquiciamiento general que inundaba al equipo, el camino emprendido por Álvaro Cervera ha sido el adecuado: sencillez táctica, basada en una máxima atención defensiva, líneas muy juntas y salida explosiva al contragolpe mediante escasos pases de transición, para que Álvaro y Salvi, con el desequilibrio de su velocidad, ganen cuanto antes la espalda del rival.

Aunque para llegar ahí se tomaran decisiones que, en un principio, pudieron resultar algo chocantes, como la de relegar a la grada a jugadores hasta entonces insustituibles, como Juanjo y Andrés, experimentar con el central Servando en el puesto de lateral izquierdo u otorgar la titularidad a futbolistas poco habituales como Carmona o Mantecón.

Pero los resultados dictan el acierto de estas intrépidas decisiones. Al equipo se le ha visto bien plantado en el campo y ha superado con cierta solvencia la primera eliminatoria frente al Ferrol. Si bien es cierto que en la segunda parte del partido de vuelta, apenas se aprovecharon los espacios para montar contrataques y se dio un peligroso paso atrás que, felizmente, no tuvo excesivas consecuencias.

Los pilares que nos han permitido seguir con vida tras este primer enfrentamiento, concentración, fe y humildad, deben también servirnos para afrontar el difícil partido que nos espera el próximo domingo. Que será frente al Racing de Santander, todo un clásico de atávicos y estelares duelos frente al Cádiz CF, pues aún se recuerda la elimininatoria de asecenso a Segunda del año 70 o, el más reciente, de la “liguilla de Irigoyen” para permanecer en Primera. Ambas saldadas con resultado favorable para los gaditanos. Cántabros y andaluces cuentan con un parecido historial en el fútbol español y sus respectivas hinchadas han disfrutado y padecido, igualmente, los éxitos y fracasos de sus equipos. Que Dios reparta suerte y que ésta se vista, por fin, de amarillo y azul.