El Cádiz CF desaprovechó una oportunidad de oro en Sevilla
El Cádiz CF desaprovechó una oportunidad de oro en Sevilla
CÁDIZ CF

La Pizarra de Nacho Limón: Ilusión golpeada

El Cádiz CF desaprovecha la ocasión para ponerse a tres puntos del líder Real Murcia tras la decepcionante derrota ante el Betis B
Por  19:27 h.

Los aficionados cadistas se las prometían felices tras el pinchazo del Real Murcia en la Nueva Condomina ante el Mérida AD. Enfrentarse al colista, que acumulaba 10 partidos sin vencer, y vistas las buenas sensaciones que venían dejando los amarillos con cuatro victorias consecutivas, se presagiaba una jornada triunfal.

1. Actitud infantil

Fue el calificativo empleado por el técnico Claudio Barragán en rueda de prensa para valorar el comportamiento de algunos jugadores en el campo durante el tramo final del partido. Dani Güiza adelantaba a su equipo en el primer acto, pero en apenas unos minutos cometió una serie de errores que harían salir de vacío a los amarillos de la Ciudad Deportiva sevillana.

El fallo en el lanzamiento de penalti del delantero jerezano, y después de estrellar varias veces el balón en los postes, cambiaría el devenir del choque. Andrés cometía penalti y era expulsado en la acción que originaría el empate. Y solo un minuto después llegaba el segundo. Alberto en un acto impropio de un jugador con tanta experiencia, cometía penalti tras atajar el esférico con sus manos y dirigirse a por un futbolista bético de manera absurda.

2. Veteranía sin oficio

Había mucho en juego, y la opción de situarse a solo una victoria del primer puesto se tiró por la borda se desperdició de manera incomprensible. No hay motivos que justifiquen de ningún modo la derrota sufrida. Ni arbitrales.

El penalti y la expulsion de Andrés Sánchez es indiscutible, y el segundo tanto del filial llega en posición correcta porque el balón que recibe Loren proviene de Nana. La acción llega en un contragolpe concedido con el equipo mandando en el marcador. Y ni que decir tiene el inexcusable comportamiento del guardameta cadista…

3. Palo inesperado

La manera en la que se produce la derrota, y las consecuencias de la misma, ponen freno a la confianza que con tanto trabajo habían reconstruido los protagonistas en las últimas semanas. Especialmente en el ánimo de los fieles seguidores que se desplazaban a Sevilla para alentarlos con la mayor de las ilusiones.

El margen de error se reduce a falta de 7 jornadas. Conviene dejar la derrota en un despiste, preaviso antes del momento clave. Uno similar te deja otro año más en el pozo de la Segunda B (ejemplo reciente: Hospitalet). El siempre complejo Estadio Municipal de La Línea debe ser el escenario donde se retome la línea mantenida.