Kike Márquez se lamenta tras una acción en el partido ante el Almería B.
Kike Márquez se lamenta tras una acción en el partido ante el Almería B.
Cádiz CF

La pizarra de Nacho Limón: Desencuentro

El Cádiz CF trata de salir de una espiral de mal juego pero el clima existente no ayuda
Por  17:50 h.

Los jugadores del Cádiz CF son los únicos que pueden revertir el entorno desfavorable. Tres puntos sobre la bocina ante el Almería B, pero que no arreglan el desencuentro generado entre equipo y afición. Sus posturas son entendibles. Los seguidores del Cádiz CF tienen motivos de sobra para mostrar su disconformidad con el rendimiento del equipo. El vestuario del Cádiz CF trata de salir de una espiral de mal juego y dudas, con el ánimo de cambiar el entorno. El clima existente no les ayuda.

1. Continuidad a la variante 1-4-1-4-1

Y al comienzo, los de Claudio Barragán parecían haber corregido y mejorado la versión ofrecida en Sevilla. Pero daba la sensación con el paso de los minutos, que los jugadores olvidaban lo que su cuerpo técnico les había transmitido en la charla previa al partido. Los detalles trabajados durante la semana para ser dominantes y tener la iniciativa. Alternativas en la salida con Abel Gómez, Alberto Quintana y Fran Machado. Generación de espacios ocupados y aprovechados con la participación de Kike Márquez por dentro, con la intención de generar superioridad sobre la referencia de Selfa. Ya que Hicham y Azeez desprotegían a su compañero sin balón. Espacio creado, ni visto ni aprovechado en la mayoría de los casos.

2. Ciegos para ver el lado débil, el contrario

Los rivales que últimamente visitan Carranza proponen una basculación muy agresiva sobre la zona en la que el balón está presente. Y a poco que la trabajen, mejoran la versión de su antecesor visitante. Dejan desprotegido el lado contrario, y esto no es aprovechado por los de Claudio Barragán. Responsabilidad en gran medida atribuida a Abel Gómez. Más liberado con los socios creativos de esta variante utilizada. Sólo en una ocasion encuentra con su desplazamiento la llegada de Andrés. Bagaje muy pobre para un recurso que debe ser utilizado en alternancia, con el objetivo de sorprender al rival. Al que también hay que darle su mérito. Gran trabajo de los de Rivera.

3. La falta de pegada condena

Abrir los partidos con anterioridad hace exponerse al rival, te ofrece más espacios. Algo clave en esta situación de tantas dudas. El público se impacienta, y los protagonistas deciden peor. Se sienten incomprendidos, se dejan todo por hacer las cosas adecuadamente y agradar, pero no piensan con la misma claridad. Se nota el bajo nivel a de los futbolistas más importantes, en perjuicio del colectivo. Juanjo y Andrés necesitan más ritmo de competición, aunque ya ofrecen al equipo un salto de calidad en muchos aspectos del juego. Kike Márquez no aparece, y Hugo Rodríguez y Fran Machado han quedado estancados. Se llegó más al área, pero Güiza también está falto de gasolina. La dosificiación del comienzo de temporada no era casualidad.