Dani Güiza se lamenta de una ocasión fallada ante el Jumilla.
Dani Güiza se lamenta de una ocasión fallada ante el Jumilla.
CÁDIZ CF

La pizarra de Nacho Limón: Continúa la búsqueda

El juego del conjunto cadista sigue sin encontrar unos patrones que le identifiquen y le hagan dominar y ser superiores
Por  12:53 h.

Cádiz CF-Jumilla. Los amarillos golearon, pero la realidad dista mucho de lo que acabó reflejando el marcador. El gol tempranero de Lolo Plá ayudó a encarrilar el partido, y a que el rival se amedrantara al menos durante unos minutos. Los de Josico acentuaron las carencias de su rival y le discutieron el balón. El golazo de Salvi cambió el devenir del choque, que se iba complicando hasta ese instante.

1 Cuestión de fe.

Otro inicio que resultaba esperanzador. La acción del primer tanto del encuentro mostraba la intención de un equipo dispuesto a imponer su potencial. Lolo Plá representa la convicción que necesita el colectivo para exponer su verdadero nivel. El delantero emeritense se está ganando con trabajo y goles la confianza de su entrenador, y Carranza se lo reconoce.

Pero las intenciones se diluyen. El Jumilla se hace poseedor del esférico, y los de Claudio sufren especialmente la batalla del centro del campo. La apuesta del doble pivote Abel Gómez y Mantecón condiciona al colectivo con y sin balón. La versión ofrecida por dos de los jugadores más experimentados es bastante discutible, se muestran a años luz de las expectativas generadas tras su llegada.

2 Salvi cambia el partido.

Los aficionados pitaron al equipo al término del primer acto. Una situación de la que los visitantes sacan ventaja. Influye de manera negativa y directa en la toma de decisiones a los jugadores cadistas. Aunque afortunadamente cuando peor pintaba el choque con ventaja mínima favorable, el sanluqueño hizo un auténtico golazo. Con un golpeo muy intencionado ante la adelantada disposición de Seral. Clave para que los murcianos claudicaran.

Como otros de la categoría, un equipo con muy buenas maneras pero carente de argumentos en cuanto a efectivos que hagan preocupar. Ampliada la ventaja, los amarillos se soltaron y terminaron por golear. Debe ayudar a creer, a darle continuidad desde el inicio.

3 Conformismo o castigo.

Respetando a cada uno de los integrantes del plantel, y la respuesta con respeto que muestre la afición, las ovaciones del pasado sábado son llamativas. Por ejemplo a Aridane, que incluso levantó a parte del graderío para despedirlo. Su rendimiento ha mejorado notablemente desde sus primeras actuaciones, pero la actual es lo mínimo que se le puede exigir a un central que juegue en un equipo con estas aspiraciones y objetivos.

Puede resultar una llamada de atención para el resto de sus compañeros, aquellos que con un mayor potencial no aportan lo esperado de ellos: Kike Márquez, Hugo, Machado, Abel Gómez, Mantecón… Su manera de reponerse tras las críticas y pitos, dejándose todo en el campo más allá de lo acertado que esté, se ha ganado al respetable. Es lo que Carranza considera innegociable.