Salvi tuvo una actuación soberbia ante el Melilla.
Salvi tuvo una actuación soberbia ante el Melilla.
CÁDIZ CF

La pizarra de Nacho Limón: Confirmación

Los amarillos golpean en momentos claves y confirman una continuidad a las sensaciones dejadas en la Nueva Condomina
Por  15:05 h.

El gol de Jandro cumplido el primer acto, y el de Lolo Plá nada más comenzar el segundo, mermaron la moral del cuadro melillense, y permitieron mostrar una mejor versión de muchos efectivos. Con más de media hora por delante, los de Claudio Barragán ya tenían sentenciado el choque, en el que debutaba Xavi Carmona, y reaparecían Jandro y Dani Güiza.

1 Salvi. El sanluqueño cuajó una actuación soberbia a nivel individual y al servicio del colectivo. Fue protagonista absoluto del encuentro, participando y asistiendo en los tres tantos conseguidos por su equipo: el pase a Jandro del primero, la prologación a Lolo Plá tras centro de Andrés con fe en el segundo, y el regalo del tercero al emeritense tras una cabalgada endiablada.

Puso de manifiesto todas las virtudes advertidas por sus valedores tras su contratación por el conjunto cadista. Velocidad y desborde con mucha continuidad, al que acompañó un alto grado de compromiso tras pérdida de balón de su equipo. Atraviesa por un estado de forma deseado para el momento clave de la temporada y del que deben beneficiarse sus socios en ataque.

2 Minutos psicológicos. Los minutos en los que se consiguieron los goles fueron determinantes. El primero tira por tierra la buena labor del equipo de Granero, que con su buena disposición expuesta en el terreno de juego apenas dejó inquietar la portería defendida por Dani Barrio. El gol de Jandro mandaba tocados a los azulinos a vestuarios.

Pero si duro resultó el primero, tanto o más el segundo. Porque el mensaje transmitido a los jugadores por los técnicos durante el descanso pierde efecto al minuto de la reanudación. El tanto de Lolo Plá hunde al rival, que además no tardaría en encajar el tercero, e iría sucumbiendo al potencial amarillo. La lesion de Ali Diakite antes del descanso condicionó el equilibrio de su equipo.

3 En volandas. Era palpable desde el graderío, tras encarrilar la victoria y con muchos minutos por delante, todos los jugadores estaban deseosos de participar. Nada que ver con jornadas anteriores, en las que más bien resultaba “un marrón” soportar la presión de la hinchada afrontando resultado adverso, y ofreciendo una pobre imagen de juego.

Han superado un momento muy crítico de la temporada, jugadores y técnicos. Del que a buen seguro habrán salido muy fortalecidos para encarar la última fase del campeonato liguero, y el posterior ‘play off’ de ascenso. El primer objetivo queda lejos, pero los antecesores siempre ofrecerán más riesgo de caer si notan el aliento de un Cádiz CF con entorno favorable.