Güiza toca el balón ante la presencia de Migue García.
Güiza toca el balón ante la presencia de Migue García.
Cádiz CF

Gana adeptos

El equipo Cervera sigue elevando su nivel competitivo, y da un paso muy importante por un objetivo impensable antes de afrontar el playoff de ascenso
Por  21:50 h.

Está convenciendo a los que no creían, y reforzando la illusion de los que si lo hacían. Los amarillos se impusieron en un encuentro muy igualado y disputado. La diferencia entre el campeón del GI, y el cuarto del GIV es inexistente. No obstante, y pese a la ventaja conseguida en la ida, los 90 minutos restantes se presentan apasionantes y muy disputados en El Sardinero

1. Igualdad. La iniciativa correspondió en el cómputo general favorable al equipo cadista. Con cautela, y sin asumir más riesgos de los necesarios, va mostrando una imagen más acorde al potencial real de la plantilla actual. Le falta ganar en profundidad de manera más asociativa. Salvi y Alvaro la ofrecen contando cada vez más con el acompañamiento de los laterales.

Es un bloque sólido. El Racing cuenta con talento y calidad en ataque, y fue contrarrestado con un trabajo solidario que cuenta con la implicación de todos los elegidos por el técnico. Aridane merece una mención destacada. Firmó un partido para enmarcar, haciendo gala de las virtudes que en su día vendieron para su contratación: contundente, rápido al corte e imperial en el juego aéreo.

2. Mejor renta. La obligación de marcar, para igualar al menos la eliminatoria, corresponderá a los pupilos dirigidos por Munitis. No cabe duda que esta circunstancia, al igual que en Ferrol, facilitará que los amarillos se encuentren más cómodos a la hora de ordenarse y contraatacar con la velocidad de sus atacantes. La consecución de un tanto obligaría al rival a tener que hacer tres goles. Y dada la fiabilidad mostrada en defensa, acercaría la última eliminatoria por conseguir el objetivo.

El centrocampista Peña, expulsado en la ida, será una ausencia sensible en el cuadro cántabro. Que podría contar con la presencia de Coulibaly, con mayor margen de recuperación, acompañando a Dioni en la dupla atacante.

3. Reconomiento. La afición de Carranza sabe valorar y ser justa con el rendimiento de los jugadores de su equipo. Prueba de ello fue la manera en la que despidió del campo a un jugador como Sergio Mantecón tras ser sustituido. Anteriormente cuestionado, y en el día de ayer ovacionado entre aplausos tras otro buen partido.
Con más o menos acierto, los protagonistas están dejando todo lo que tienen sobre el terreno de juego. Transmiten compromiso y entrega en cada duelo. Una exigencia innegociable para los seguidores cadistas, acostumbrados a dar más de lo que reciben, que al menos les hace sentir orgullosos de que defiendan sus colores.