Los jugadores del Cádiz CF celebran el golazo de Calvo.
Los jugadores del Cádiz CF celebran el golazo de Calvo.
Cádiz CF

Acariciando el objetivo

El Cádiz CF viajará a Alicante con la ventaja que le concede el golazo de falta directa conseguido por Carlos Calvo de libre directo a cuatro minutos del final
Por  20:30 h.

Los de Cervera se impusieron en la ida de la ronda decisiva a un gran Herculés CF. El encuentro resultó muy igualado entre ambos openentes, que se mostraron muy cautos para no conceder ninguna opción al rival que desequilibrara la eliminatoria. El libre directo de Calvo desató la euforia entre los aficionados que llenaron Carranza, y llevaron en volandas a los suyos.

1. Igualdad. El técnico cadista no se guardó nada de los disponibles. Alineó a Lolo Plá acompañando a Güiza en la referencia atacante, y optó por Fran Machado para suplir la baja de Alvaro García. El potencial del cuadro alicantino quedó contrarrestado por una nueva gran actuación de la zaga. Sin fisuras, y aumentando el nivel que le ofrece el rendimiento de Juanjo.

El equipo alicantino mejora las prestaciones de la versión que dejó en el camino el conjunto cadista en el ‘play off’ del 2015. Sólido, ordenado, y con un juego muy asociativo. Sin embargo, carente de pegada. Al menos en el encuentro de ida disputado en Carranza. El tanto de ventaja invita al optimismo, hacer gol en el Rico Pérez significaría un golpe casi definitivo.

2. Debilidades. La recuperación de Alvaro García para el encuentro de vuelta se antoja fundamental. El rol, y más aún con la ventaja de la ida, hace que la presencia del veloz atacante pueda resultar determinante. Tal y como lo fue en las eliminatorias pasadas, partiendo de segunda línea y sorprendiendo por dentro a unos centrales (Atienza y Alex) que son algo lentos.

El Doctor Fernández Cubero, los fisios, y el jugador, trabajan lo indecible desde la lesión para tenerlo a disposición. Chema resulta inseguro en el juego áereo. Si bien este Cádiz CF no se caracteriza por ser una amenaza en la pelota parada ofensiva, debería tratar de aprovechar dentro de sus posibilidades esta debilidad de su rival.

3. Marea amarilla. Se acaban los calificativos para hacer referencia a la respuesta de los aficionados cadistas. Las imágenes que nos dejó el recibimiento al equipo en la previa, su aliento incombustible antes, durante y después del choque… llevan mereciendo que por fin su equipo alcance la división donde mímimamente merecería instalarse, en la Segunda División del fútbol español.

Llenarán una caravana de autobuses, y muchos de ellos regresarán a un escenario de trágico recuerdo donde esperan redimirse. Supondría cerrar aquella herida, y recuperar la ilusión. La de un club que construya los nuevos cimientos, y permita soñar algún día con enfrentar a los más grandes.