Imagen del Cádiz CF_La Hoya Lorca del pasado sábado.
Imagen del Cádiz CF_La Hoya Lorca del pasado sábado.
Cádiz CF

A la deriva

Situación compleja para el cuadro cadista. Las variaciones realizadas en el plantel durante el mercado invernal no varían las sensaciones a nivel colectivo
Por  16:58 h.

Los amarillos no pasaron del empate ante La Hoya Lorca, y dijeron prácticamente adiós a la disputa del campeonato. El cadismo siempre se ha agarrado al más mínimo resquicio para creer. Aún así resulta complicado encontrar un halo de optimismo en el entorno que confíe en las posibilidades de conseguir el objetivo. Supondría una séptima campaña consecutiva en 2ºB.

1. Nada cambia. Los cambios realizados en la plantilla, a día de hoy, no mejoran el rendimiento ofrecido por la realizada en el periodo preparatorio. Jugadores como David Sánchez, Abel Gómez, Mantecón o Jandro, que dotan al equipo de jerarquía, dan la sensación de haber llegado tarde al reto que tiene entre manos el cuadro cadista. Ojalá y ofrezcan el nivel que se espera de ellos.

Aunque no se quiera hablar ya de lo sucedido en la campaña anterior, hay que señalar que el análisis realizado de manera interna en el club a posteriori sobre la no consecución del ascenso, se achacó a la falta de oficio. Y coincido, pero se ha empeorado, desarmando a la plantilla de argumentos de calidad. Con un presupuesto añorado por cualquiera de los 79 clubes restantes de esta categoría.

2. Encorsetados. Se palpa una tensión descomunal en los jugadores. Mala toma de decisiones a nivel individual que llegan a generar desconfianza sobre el trabajo colectivo realizado durante la semana. Y no me cabe la menor duda de que el cuadro técnico trabaja igual de bien o mejor que lo hiciera desde su llegada.

Considero a los técnicos muy capaces de afrontar y conseguir el objetivo. Pero encontrarse en dicha situación, y no ver la salida con soluciones, lleva a un estado que acaba por transmitirse al vestuario, y al entorno. Todo parece estar en tu contra, y tu mensaje por más convecido y sincero que sea, parece no tener crédito para los receptores del mismo.

3. Mentalización. Hay que hacerse a la idea que tocará intentarlo como segundo, tercero o cuarto, y que el porcentaje de posibilidades es mucho menor que siendo campeones de grupo. Muchas veces los éxitos logrados se han conseguido en circunstancias más adversas que cuando han sido favorables. Y como decía antes, a eso tocará agarrarse.

Que aquí irán desfilando otro año más, pero los que quedaremos en esta maldita categoría siempre seremos los mismos. Toca responsabilizarnos, exigirnos y entendernos, porque todos deseamos lo mismo. No caigamos en enfrentamientos que desgasten las pocas fuerzas que nos quedan por apurar las opciones de salir de este calvario. Prohibido rendirse.