cadiz-rosal-caras-largas
CÁDIZ CF

¿Los jugadores creen?

Ni los aficionados, ni los medios ni el presidente ni siquiera el entrenador; son los futbolistas los que han de creer en la remontada
Por  15:19 h.

¿Tú crees? ¿Y por qué? ¿Y por qué no? Pero hay que creer. Si marcamos pronto, quizás ellos se vengan abajo, el Cádiz arriba, y bla, bla, bla, bla, bla… Palabras, conversaciones cadistas en la barra de bar o su versión 2.0, el Twitter que arde ante cualquier conato de incendio.

En esta vida hay que llenar los vacíos, el silencio es incómodo y la lengua se desparrama ante la menor oportunidad. El Cádiz CF es un buen recurso, banal, para inundar ese espacio. Pero lo que tú y yo digamos con respecto a la remontada, nuestra creencia, esperanza o desilusión, solo son palabras vacías.

Porque los que deben creer no son más que esos jugadores que el domingo se vestirán de corto y tendrán en sus pies cambiar la historia. Los jugadores, nadie más. Los mismos jugadores que se crecieron en el ambiente hostil del Tartiere y ofrecieron en la primera parte el mejor rostro del Cádiz en el ‘play off’.

Esos jugadores que salieron agarrotados en Carranza una semana después, y en Alicante hasta que el naufragio les liberó para reencontrarse. Y los jugadores que en San Mamés decidieron no competir, no aplicar los conceptos ordenados por su entrenador para acabar vapuleados ante unos críos que le dieron un soberano repaso.

Podemos hablar de mil y una cosas: la táctica que debe emplear el míster ante el Bilbao Athletic, el papel de la afición que nunca puede jugar contra sus intereses, los cambios, el once inicial, la motivación del presidente con renovaciones de última hora y primas por objetivos, lo adecuado de hablar ahora del futuro teniendo un presente o la manipulación de los medios. Yo creo, tú crees, él cree. Pero son los jugadores los que tienen que creer. ¿Y creen? Eso solo se sabrá cuando comience a rodar el balón.