Once inicial del Cádiz CF en El Sadar.
Once inicial del Cádiz CF en El Sadar.
Cádiz CF

La pizarra del CA Osasuna 1-0 Cádiz CF

Injusta derrota en Pamplona de un equipo amarillo que regaló una parte al rival
Por  10:40 h.

‘Toca quitarse la piel de cordero’

El Cádiz CF cayó injustamente derrotado en El Sadar ante un CA Osasuna que hizo lo mínimo para llevarse los tres puntos. El choque estuvo condicionado por la alineación defensiva de Álvaro Cervera, que hizo que el equipo amarillo desperdiciara la primera mitad.

En la segunda, pese al buen juego y a las ocasiones, no consiguió empatar. A pesar de la derrota, el equipo seguirá cuarto una jornada más y tiene motivo para creer en sus posibilidades para luchar por el ascenso hasta el final.

1. Planteamiento erróneo

Álvaro Cervera se equivocó con el once inicial que sacó ante Osasuna. Sobre todo por la inclusión de dos jugadores que acabarían siendo sustituidos en la segunda parte: Fausto Tienza y Mikel Villanueva. 

El centrocampista, ex del conjunto rojillo, jugó junto a Garrido en la medular y, como era de esperar, no aportó absolutamente nada en ataque. Era un doble-pivote pensado para contener al rival, pero cuando empiezas perdiendo pronto, se vuelve inútil. O Garrido o Fausto, pero los dos a la vez sólo te sirven para defender un resultado favorable o para afrontar un choque ante un rival superior. Y, e aquí el quid de la cuestión, Osasuna no es un rival superior al Cádiz CF, como se demostró en la segunda mitad.

El otro que no debía haber jugado de inicio es Villanueva en la posición de lateral zurdo. No es ya sólo que no aporte nada en ataque, es que además sufre mucho en defensa. Ya lo hizo ante el Lorca y en El Sadar el canterano Kike hizo lo que quiso con él en la banda. De hecho, la falta del gol llega por un error suyo en el marcaje en un saque de banda. Por mucho que juegue ahí con Venezuela o lo hiciera en el Málaga en algún partido, no debería volver a jugar en esa posición en lo que resta de temporada. El equipo necesita de vuelta a Lucas Bijker y a Brian Oliván.

2. Falta de gol

Como le pasó ante el Lorca, el Cádiz CF tuvo ocasiones de sobra en El Sadar para haberse llevado un resultado mejor del que finalmente obtuvo. Pero los goles no llegaron. Los delanteros amarillos acumulan muchos minutos sin marcar y eso el equipo lo nota.

Ante Osasuna, Garrido tuvo dos ocasiones muy claras tras dos remates de cabeza. Carrillo y Barral recibieron centros peligrosos que no lograron rematar a puerta. Salvi y Álvaro lo intentaron una y otra vez sin fortuna. Álex y Perea, desde la media distancia, también estuvieron cerca del gol. Pero el tanto no llegó, y así lo normal es acabar perdiendo.

El Cádiz CF ha marcado tres goles en los últimos siete partidos, lo que le ha hecho obtener una única victoria en ese periodo de tiempo.

3. Motivos para tener esperanza

El Cádiz CF viajó a Pamplona con la piel de cordero, sintiéndose inferior a un rival que en casa no lo estaba haciendo bien, y salió con un once defensivo que no resultó efectivo. En el segundo tiempo, Cervera movió el banquillo y dio entrada a un Perea que solo se comió al rival.

Nadie ha repartido juego desde la media punta amarilla en estos dos últimos años como lo hizo el manchego ante Osasuna. Se disfrazó durante el segundo acto de jugador total: conectó con los extremos y los delanteros, se asoció con Álex, forzó faltas, tiró con peligro y puso balones de gol.

El Cádiz CF es otro con Álex dándole salida de balón desde atrás y con Perea creando juego. Álvaro García, además, le dio profundidad al equipo desde la posición de lateral izquierdo. El Cádiz CF tiene motivos para tener esperanza de cara a lo que queda de temporada viendo la sensacional segunda parte ante Osasuna.

El plan A de Cervera parece oxidado y la plantilla ha demostrado tener recursos de sobra para, al menos durante algunos tramos de los partidos, jugar a otra cosa. Está bien que primen el trabajo y el orden, pero si eso no va acompañado de algo de fútbol conseguir ascender es cuanto menos utópico.