El Cádiz CF sufrió su primera derrota de la temporada en el Carlos Tartiere de Oviedo.
El Cádiz CF sufrió su primera derrota de la temporada en el Carlos Tartiere de Oviedo.
CÁDIZ CF

La pizarra del Real Oviedo-Cádiz CF: Pesó más la indisciplina

El orden y el compromiso no fueron esta vez suficientes para un Cádiz CF que no contó arriba con la referencia de David Barral
Por  20:04 h.

El Cádiz CF llevó a cabo en el Carlos Tartiere de Oviedo su peor actuación en la presente temporada. Así llegó la primera y merecida derrota del ejercicio, que algún día tenía que producirse después de un excelente arranque de curso que había colocado al equipo de Álvaro Cervera liderando en solitario la clasificación de LaLiga 123 y en la tercera ronda de la Copa del Rey.

En esta ocasión no fueron suficientes el orden y las ideas claras ante un adversario como el Real Oviedo, que supo controlar el partido desde el inicio. Bien es cierto que no creó demasiado peligro sobre la meta de Alberto Cifuentes, pero sí evitó que el Cádiz CF merodeara el área ovetense.

Pasado el mal trago, ahora al Cádiz CF le toca mirar a la cita copera ante Osasuna y el compromiso liguero ante el Numancia, otro de los clubes que junto a los gaditanos comandan la clasificación. Ambas citas tendrán al Estadio Ramón de Carranza como escenario. Que ruede el esférico.

1. La inesperada suplencia de Barral pasó factura

En un Cádiz CF plagado de bajas (sobre todo en la parcela ofensiva), no disponer del ‘9’ merma las opciones de sacar algo positivo de un estadio como el Carlos Tartiere de Oviedo.

Aunque Álvaro Cervera no quiso explicar la sorprendente suplencia del delantero isleño, al final salió a la luz pública que un acto de indisciplina dejó a David Barral sin jugar en terreno carbayón. Sin lugar a dudas, el compromiso y la seriedad son fundamentales para el entrenador cadista. Lo ha demostrado desde el primer día y es una de las claves de su éxito en la Tacita de Plata. No podía dar su brazo a torcer en este asunto.
Ahora bien, no es menos cierto que sin un jugador de esas características, que además en está en plena racha goleadora, las opciones de triunfo decrecen. Sobre todo si el posible sustituto (Dani Romera) tampoco está y la segunda línea (también con bajas como la de Álvaro García) no rinde al nivel esperado (salvando el derroche de Salvi).

Sportinguista de pro y experto en mil batallas, Barral tenía este encuentro entre ceja y ceja. Pero no jugó por las razones ya comentadas. Al final Carrillo fue el elegido y el que fuese ariete del Sevilla Atlético pasó con más pena que gloria por el césped asturiano. Le llegaron pocos balones y a los que pudo llegar o no los controló o no supo definir. No fue su día.

El canterano David Toro, al que Cervera hizo debutar, apenas tuvo tiempo para demostrar su valía.

2. Sin control y sin pegada

El Cádiz CF no controló el encuentro en ningún momento ante un Oviedo que se hizo dueño y señor del partido. Bien es cierto que los hombres de Anquela no inquietaron demasiado a Cifuentes, pero sólo sufrieron un poco al final con la insistencia de Salvi, que pudo jugar pese a ser duda durante la semana. El balón tenía dueño y, aunque el Cádiz CF juega bien la carta del contragolpe, le faltaba un jugador como Álvaro García, que es clave para poner en jaque a los adversarios con su velocidad. Aitor, Nico y Moha pasaron desapercibidos.

En la medular sí es cierto que Garrido fue a todas y dio oxígeno a sus compañeros con sus ayudas, pero Abdullah no acompañó al vasco en ningún momento. No fue el día del fino futbolista foráneo. La ausencia de José Mari también pasa factura.

3. Los detalles deciden el encuentro

La plaga de bajas también llegó a la zaga, aunque en menor medida. No pudo estar ahí Marcos Mauro (indiscutible hasta la fecha), pero el balcánico Kecojevic trató de no complicarse y solventó bien la papeleta.
Los laterales Carpio y Brian estuvieron discretos y Cifuentes poco pudo hacer en el gol de Toché.

Sin embargo, Servando, que estaba cuajando un partido más que aceptable, se quedó enganchado en una jugada y evitó el fuera de juego. Esa jugada dio lugar al gol del delantero carbayón. Demasiado castigo para el otro isleño.