Álvaro García fue el hombre del partido ante el Córdoba CF.
Álvaro García fue el hombre del partido ante el Córdoba CF.
CÁDIZ CF

La pizarra del Cádiz CF 2-0 Córdoba CF

Pese a los inconvenientes, semana a semana el Cádiz CF responde y sale victorioso sobre el terreno de juego
Por  9:10 h.

‘Hay medicina para todos los problemas’

Este Cádiz CF ha entrado en una dinámica tan positiva que todo sale a pedir de boca, aunque el día se empiece a complicar. Frente al Córdoba fue el último ejemplo. O una semana antes contra el Granada. Son dos ejemplos claros.

Llegarán épocas más desafortunadas pero ya nadie puede negar que el ascenso es el objetivo. Por ahora sólo el Huesca es mejor y, lo más importante aún, el tercero (Real Oviedo) está a cinco puntos y el séptimo (Osasuna, aunque con un partido menos), a seis. Temporadón.

1. Álvaro García es de otra categoría

Empezó la temporada aturdido por los cantos de sirena que llegaban desde Getafe y le costó empezar la temporada al cien por cien. Ahora, pocos meses después, la historia parece repetirse pero a mayor escala porque el interés de un equipo como el Nápoles, actual líder del Calcio y equipo que en las últimas temporadas es habitual en la ‘Champions’, no es un asunto menor. Eso sí, Alvarito parece haber aprendido a marchas forzadas y no ha caído (al menos por ahora) en el mismo error). Sin ir más lejos, el veloz extremo utrerano ha demostrado en los últimos partidos estar a un nivel similar o superior (que ya era difícil) al de la temporada pasada.

Es evidente que su futuro puede estar lejos de la Tacita de Plata. Ocho millones de euros es su cláusula de rescisión y tarde o temprano podría acabar saliendo. Eso sí, Cordero sabrá invertir ese dinero si la marcha de Álvaro García se convierte en realidad. La agenda del director deportivo cadista es como La Biblia. Tal cual.

Si se consuma el adiós, sólo quedará recordar a Alvarito como aquel desequilibrante extremo que dejó para el recuerdo un ‘gol maradoniano’ en El Sardinero o encandiló cada jornada al cadismo en Segunda. Ante el Córdoba, sin ir más lejos, con dos goles que valen su peso en oro.

2. Cifuentes tiene cuerda para rato

Nació en 1979 y muchos pensaban ya en su retirada cercana, pero va a ser que no. El guardameta manchego destaca semana tras semana en las filas cadistas y si el Cádiz CF es segundo en buena medida es por su ‘culpa’. Así lo reconoce su entrenador Álvaro Cervera. No hay nada más que decir.

Ante el Córdoba volvió a brillar, tal y como lo hizo una semana antes frente al Granada. Su veteranía es un grado, su regularidad es asombrosa, sus dotes de mando están fuera de duda y sus intervenciones enamoran al cadismo.

Rubén Yáñez avisó en Sevilla durante la Copa del Rey que está para luchar por la meta del Cádiz CF, pero es que con Cifuentes a este nivel no va a tener muchas opciones el portero criado en Valdebebas.

3. Malditas lesiones

Hay dos asuntos que se están convirtiendo en habituales en cada partido que juega el Cádiz CF. Uno es muy positivo, ya que los amarillos siempre suman (más de tres en tres que de uno en uno). El segundo es, desafortunadamente, el gran problema este curso: la plaga de lesiones.

En Sevilla volvió a caer Rober Correa debido a una luxación en el hombro y un problema muscular pasó factura a Dani Romera el pasado domingo, justo cuando el atacante estaba pasando por su mejor momento. Dos nuevas bajas en una plantilla en la que casi todos han pasado por la enfermería y alguno como Sankaré ni ha podido debutar.

También se temió por Salvi, que fue atendido durante la cita, pero todo quedó en un susto.

Pero lo mejor de todo ello es que, pese al calvario de las lesiones, todos responden y el Cádiz CF sigue con su línea victoriosa.