alfonso-carbonell_64
Cádiz CF

¿Ya empezamos?

Parte del cadismo es muy cansino
Por  17:04 h.

Dice el director deportivo del Nàstic de Tarragona, Emilio Viqueira, que Oviedo y Cádiz son los que deberían temer a su equipo y no al revés. Pues claro. ¿Qué diablos va a decir si no? ¿Que en Tarragona están cagados? Pues no. A pesar de que falta un mes y medio para el ‘play off’, los medios ya han comenzado a adelantar la fecha y los protagonistas comienzan a hablar. Pues bien, vaya desde aquí mi reconocimiento a Viqueira por defender lo suyo y atemorizar a los otros. Como hizo en su tiempo Peguero con aquella desafortunada expresión de «se ha acabado el papel higiénico en Irún».
¿Qué quiero decir con esto? Muy fácil. Que en Cádiz hay muchos, demasiados, que se llevan de forma absurda las manos a la cabeza con declaraciones de algunos, muy pocos, oponentes que se salen del discurso correcto, pelota, cansino, cobarde y triste de que el ‘Cádiz es el favorito y que si su afición y que sino sé qué cosas más’. A Viqueira, producto de la más que presumible avalancha de críticas con tintes cadistas que habrá habido o no, ya se le ha hecho rectificar sus palabras para domarlas y dejarlas en un ‘donde dije digo quise decir Diego’. Craso error del director deportivo del Nàstic y exjugador del Xerez, como por cierto también lo es el actual director deportivo del Cádiz CF.
El cadismo cansino ya ha comenzado su campaña antitodo. Lo hizo con un pedazo de profesional como era el entrenador Iñaqui Alonso cuando dirigía al Real Unión. Lo hizo con otro excepcional profesional como era el exentrenador del Mirandés Carlos Pouso… De verdad, ¿no se cansan de cansar? ¿Por qué esa falta de conexión con el rival que dice lo que piensa o lo que cree favorecerle? Luego, cuando pasa un tiempo y el plumilla de marras contacta con alguno de estos profesionales que han soportado este inmovilismo gadita para entrevistarlo, es normal que la frase más repetida sea. ‘Mira, pon lo que tengas que poner pero no quiero líos que luego en Cádiz todo se agranda y se pone la cosa muy fea’. Normal. Visto como se toma aquí el personal las obviedades.