David Sánchez espera el pase de Fran Machado en El Sardinero.
David Sánchez espera el pase de Fran Machado en El Sardinero.
Cádiz CF

Reflexiones del Racing 0 Cádiz CF 1

Lo mejor debe estar por llegar, pero claro que este equipo ya ha conseguido mucho. Una barbaridad
Por  14:29 h.

1. Alvarito se sacó un golazo de la nada cuando el escenario precipitaba el horror para muchos cadistas. Es cierto que decir que el Cádiz CF estaba contra las cuerdas pueda resultar exagerado, no así recordar que hasta el gol de Álvaro el equipo amarillo apenas había inquietado la portería cántabra y, lo que era más grave, daba sensación de ahogarse con la pelota en campo rival.

2. Migue González y Aridane volvieron a complementarse de categoría. El central catalán fue el mejor en los peores momentos y gracias a él se fue recuperando la confianza desde abajo. Ambos supieron estar con Servando para echarle un cable con Coulibaly.

3. Alberto Cifuentes salva al equipo con una intervención divina. El cancerbero murciano está siendo un aliado de primera para una zaga que confía en él con los ojos cerrados.

4. Juanjo se estrenó en el ‘play off’ y lo hizo cumpliendo con creces. Suya fue una intervención providencial poco antes de que Alvarito finiquitase la eliminatoria. Se le vio un tanto acelerado, pero recuperarlo para la causa es una maravillosa noticia. Sería genial poder decir lo mismo de Andrés Sánchez, este domingo, ante la duda en el extremo zurdo de Álvaro García.

5. Otra vez hay que destacar el papel de cada veterano del equipo. En la primera mitad, en plena avalancha racinguista, los Mantecón, David Sánchez, Migue González y compañía supieron sacar petróleo de cada parón que se daba en el juego. Parar el partido era esencial para no acabar centrifugados.

6. Dentro del concepto de fútbol que está proponiendo este Cádiz CF, pudo ser un error de Cervera la entrada en el once de Güiza y Fran Machado al mismo tiempo. Ninguno de los dos está al cien por cien y hubo momentos en que no llegaban a la presión como tendría que ser.

7. Que nadie se equivoque. Este Cádiz CF ha renacido gracias a la sencillez de las ideas de Cervera y al sacrificio solidario de todos y cada uno de los jugadores que han vestido de amarillo en estos ‘play off’. Pero también lo ha hecho gracias a la benevolencia de los sorteos. El Cádiz CF se ha enfrentado a dos equipos tocados en lo moral (el Ferrol tras perder el liderato y el Racing tras la humillación del Reus) y en lo físico (el Ferrol no contó con Joselu en la ida y el Racing echó en falta a Pumpido). Lo del Hércules será otro cantar.

8. Todo lo anterior lo sabe Cervera, que ya trabaja en la búsqueda del talón de Aquiles del Hércules para que sus guerreros puedan tener las opciones de dar otra campanada, la definitiva.

9. Este Cádiz CF ya ha conseguido muchísimo. Mucho más de lo que puede parecer. La unidad grada-equipo recuerda a la de otros años en el infierno. A esos que, desde la humildad y el trabajo, se conseguían éxitos increíbles o se moría en la orilla con la cabeza muy alta. Y se ha conseguido porque este apoyo no es artificial ni prepotente; se ha conseguido porque desde Cifuentes al último aficionado que alienta al equipo se admite que el equipo es inferior a todo menos de corazón. Se vuelven a aplaudir los saques de esquina, los saques de banda, la carrera del compañero que tapa la subida de otro, el pelotazo y tentetieso que manda lejos el peligro del rival, un salto de cabeza en que se sale vencedor. Claro que se ha conseguido. Una barbaridad. Se ha conseguido que el personal esté orgulloso de los que visten la camiseta. Que no es poco.

10. Toca el Hércules y poco o nada hay que recordar de las sensaciones que despierta este enfrentamiento. En Alicante, hasta cierto punto es normal, comenzaron la semana pasada a recordar el último episodio entre gaditanos y alicantinos. Aquí, en esta guerra, poco tiene que rascar el Cádiz CF. Tanto afición, como obviamente equipo, deben centrarse única y exclusivamente en lo suyo. Animar, animar, animar, animar, animar y jugar y jugar y jugar y ganar y ganar y ganar. Ni hinchada rival ni árbitros existen. Sólo importa el balón, la pelotita. Acatar las decisiones e intentar superar al contrario. No hay más. No hay que salirse del camino.

y 11. Quedan dos pasos para el éxito. Dos pasos que serán los más duros, los más costosos. El Cádiz CF debe mantener la intensidad y seguir tan concentrado como lo ha estado desde la ida ante el Racing de Ferrol. La euforia debe haberse dejado en el vestuario del Sardinero. Queda lo peor. O lo mejor. Queda la batalla final.