Once titular que sacó en Melilla Claudio Barragán.
Once titular que sacó en Melilla Claudio Barragán.
Cádiz CF

Reflexiones del Melilla-Cádiz CF

Hay muchas cosas para ascender, más de las que hay que corregir para no hacerlo
Por  16:10 h.

1. Hay portero. Está Cifuentes, que tras su conquista del Norte de África le habrá quitado de la cabeza a Claudio la enésima rotación meditada.

2. Hay suerte. La del campeón. Esa flor en el culo para ganar este tipo de partidos dice mucho más de lo que se puede imaginar. Pamplina gorda pero gran norma no escrita en el fútbol.

3. Hay revulsivos. Hay recursos y, claro que sí, joder: Hay banquillo. Hugo en Murcia, Salvi en Copa o Álvaro García en Melilla resolvieron.  Lo de Kike Márquez es cuestión de arte, de días que salga el sol o no salga, de algo incontrolable que sólo lo puede explicar Curro Romero. Ni Kike lo sabría explicar.

4. Hay veteranía. Otro mal partido de Abel, pero mantenerlo en el campo, junto a Mantecón, fue un acierto. Nadie como ellos, junto a Güiza y Cufuentes, para dormir partidos hasta matarlos de aburrimiento para firmar la victoria sin que pase nada.

5. Hay temple. El que da cada vez que puede, quiere y le deja el rival Fran Machado. Lleva dos partidos solucionando papeletas desde el banquillo. Pero dura tan poco dando pausa que quizás Claudio le tenga cronometrado esos minutos.

6. Hay Quintana, pero parece ser que en el centro del campo. Y eso que el canterano fue liberado por Claudio para que se luciera de enganche, pero no brilló. Va a resultar que al chaval lo que va es la marcha, la batalla en la medular, la responsabilidad y los galones para tirar del carro.

7. Hay Güiza. El jerezano aguantó los 90 minutos presionando aunque siempre en la sombra. Debe acostumbrarse a este tipo de partidos y a sumar minutos y continuidad.

8. Hay premios. Por fin, ya pasada la carga de partidos por la Copa, Claudio recompensó con la titularidad a quienes más estaban mereciéndola (Salvi, Álvaro García y Quintana). La continuidad del bloque, con pequeños y lógicos retoques semanales, es clave para la mejora del once y su futura consolidación.

9. Hay altibajos. No se explica como de golpe y porrazo el equipo manda sobre el campo pero desaparece unos minutos en los que le crean varias oportunidades, ayer salvadas por Cifuentes.

10. Hay dudas. Muchas. Sigue habiéndolas. Los laterales suplentes (Tomás, Cristian, ¿Pavez? o Mantecón) no dan la talla para un equipo con tanta exigencia. Los médicos, más que Andrés Sánchez y Juanjo, deben hablar. Y decidir.

y 11. No hay defensa. No hacía falta la enésima pésima prueba para constatar que, o se mejora el eje central de la retaguardia o va a subir a Segunda un romano.