Álvaro Cervera, en el centro, brinda con Juan José Pina, Manuel Vizcaíno, Juan Carlos Cordero y Martín José García
Álvaro Cervera, en el centro, brinda con Juan José Pina, Manuel Vizcaíno, Juan Carlos Cordero y Martín José García
Cádiz CF

¡Qué gran diferencia!

Los nuevos rectores del Cádiz CF han dado al club una credibilidad que tenía perdida
Por  19:32 h.

Tener al mando de un equipo a Quique Pina y Juan Carlos Cordero es como irte de vacaciones con una tropa de bultos sospechosos pero donde dentro se encuentra un solucionador de papeletas. Da igual que el resto apenas aporte soluciones. Da igual incluso que haya varios que nada más que ofrezcan problemas. Da igual. Da exactamente igual. Basta con levantar la cabeza entre tanto murmullo y alborotador, contemplar la figura de ese amigo que interpreta al ‘señor Lobo’, abrirse una cerveza y saber que está todo, absolutamente todo controlado. El alojamiento, la comida, la cena, las copas y hasta saber que todavía hay dinero del bote para seguir alargando lo que se tenga que se alargar.

Y sí. En este Cádiz CF ya no hay capítulos grotescos como aquel delantero negrito que escapó (concretamente a José Manuel Barla, enviado por Antonio Muñoz para comerse un marrón considerable) por las calles de Bruselas que ni recuerdo el nombre aunque a bote pronto diría que se llamaba Ogunsoto. Aquí, en este Cádiz de Pina, Vizcaíno y Cordero, solo se escapa al que se ha dejado de perseguir. Fue el caso ed Carlos Castro, retenido como se vio después por el Sporting, que rechazó incluso una oferta del Betis por 1,5 millones de euros.

Da gusto. Da mucho gusto comprobar la credibilidad que tiene este Cádiz. Da gusto ver como se hace respetar. Da gusto ver como se impone en la puja a equipos como Tenerife, Mallorca, Valladolid y ya no tiene que hacerlo con otros con aroma a Segunda B. Los ‘solucionadores’ de problemas dijeron que vendrían un lateral derecho y un mediapunta y… tracatrá, han llegado tres y de lo más granado y solvente.
Dicen, están en su papel, que han reforzado al equipo para amarrar la permanencia, pero poco se conoce a Pina si lo que no está buscando ya es el ascenso a Primera tal y como hizo en Granada, donde por cierto han cambiado de señor Lobo recientemente y tienen todas las papeletas para regresar a Segunda. Qué placer.