Servando se duele de un golpe en el rostro.
Servando se duele de un golpe en el rostro.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF-Osasuna

El viento, el orden navarro y la falta de acierto asfixiaron al Cádiz CF
Por  19:06 h.

No fue el día del Cádiz CF. Y no lo fue porque cuando aparece el viento de levante no lo suele ser de nadie que se dedique a jugar al fútbol en Carranza. El partido ante el Osasuna, de no ser por la aparición estelar del meta Sergio Herrera, fue un auténtico despropósito. Quedan para el olvido unos primeros 45 minutos llenos de errores, encontronazos, faltas y hasta de un penalti tan absurdo como incomprensible. Pudo ser expulsión del arquero pamplonica, pudo; pero pocas penas máximas se señalan de aquella manera. Servando estuvo listo, el portero picó y el árbitro señaló el punto de penalti. Y si en la primera parte se tiró un penalti, en la segunda se tiraron dos. Y también se fallaron por culpa de la acertada labor de Herrera.

En general, poco fútbol se vio en Carranza. Cervera volvió a su 4-2-3-1 que tuvo que tocar en la segunda parte para tratar de buscar un empate en los minutos finales en los que tuvo que acabar con una defensa de tres hombres y con un jugador menos por la lesión del argentino Marcos Mauro. Esos espacios atrás fueron bien aprovechados por el Osasuna, que con la entrada de Xisco resolvió en los minutos finales un encuentro que no mereció ganar nadie.

1.Vuelta al origen

Cervera no ha tardado mucho en volver a dotar a su equipo de un mediapunta en cuanto Rubén Cruz se ha incorporado al equipo una vez superada su lesión. El principal damnificado ha sido Dani Romera, que ni siquiera entró en la convocatoria. Por su parte, Rubén Cruz aportó lo que ya se sabe que puede aportar en esa demarcación: entrega y sacrificio. Sin embargo, no entró en juego todo lo que quisiera y apenas pudo contactar con David Barral. El juego fue muy embarullado en todo momento y aunque intentó aclarar algunas jugadas de ataque acabó tan perdido como Barral. Desaparecidos ambos

Ya en la segunda parte, Cervera sustituyó a Rubén Cruz por Alberto Perea en el 73′ en lo que fue un cambio hombre por hombre. El resultado fue prácticamente el mismo y, para colmo, la lesión de Marcos Mauro hizo que el ex del Barcelona B tuviera que escorarse a la izquierda debido a que Álvaro García retrasó su posición para no dejar la defensa en cuadro.

2. El viento y el Osasuna desactivan al Cádiz CF

El Cádiz CF, aunque piso campo contrario más que su oponente, nunca estuvo cómodo en el campo. Los de Cervera se movieron casi por impulso y como a empujones. Apenas hubo orden en los ataques y solo las apariciones de Abdullah en la sala de máquinas generaban algo de criterio a las contadas acometidas amarillas. El Cádiz CF tuvo dos claros obstáculos. El primero de ellos, el viento. Fue prácticamente imposible mover el balón con cierto control ya que tan pronto como se despegaba un poco del césped se hacía incontrolable. Balonazos sin sentidos, controles defectuosos y entregas mejorables hacían que trenzar jugadas medianamente ligadas las unas con las otras fuese una cuestión imposible. El segundo de los problemas que se encontró el Cádiz CF fue el perfecto orden defensivo de un Osasuna con la misión única de no romperse para desactivar uno de las principales armas del conjunto gaditano: la salida a la contra. Tanto Salvi como Aitor estuvieron muy tapados y en todo momento el juego por banda amarilla estuvo desactivado.

3. Dos delanteros y defensa de tres

Las cosas no le estaba saliendo al Cádiz CF. Cervera era consciente, si bien, tampoco se impacientó más de lo debido ya que el respeto al Osasuna nunca se le perdió. Una vez hecho el cambio obligado de Álvaro Garcia por Aitor y el de hombre por hombre de Rubén Cruz por Perea se sentó a ver qué pasaba tras confirmar que su equipo no marcaba ni de penalti. Y lo que vio fue como el Osasuna se adelantaba a un cuarto de hora para el final. Al tanto de Xisco respondió quitando a Brian por Carrillo para poner dos delanteros y dejar una defensa de tres. Y como todo tenía que seguir saliendo mal se lesionó Marcos Mauro, lo que provocó que Alvarito retrasase su posición para jugar de falso lateral y Perea como interior zurdo. No solo no salió sino que incluso el Osasuna sentenció al coger a la defensa cadista en pleno cambio de planes.