El gol de Ortuño empató el partido.
El gol de Ortuño empató el partido.
Cádiz CF

La pizarra del Cádiz CF-CD Lugo

El juego del once amarillo lleva atascado desde que el Oviedo comenzó a remontar un partido dominado
Por  20:46 h.

Visto lo visto, el empate ante el CD Lugo no se puede dar por malo del todo debido a que los gallegos estuvieron muy cerca de la victoria tras la expulsión justa de Aridane a falta de quince minutos para el final. No obstante, las sensaciones que dejó el encuentro no son del todo positivas y se asemejan a lo que viene mostrando el Cádiz CF desde hace ya un tiempo. Concretamente, desde que hace siete jornadas el Cádiz CF ganara sobre el césped de Los Pajaritos, última vez donde el once de Cervera impuso su ley en un partido igualado, pero que se acabó saldando de lado gaditano gracias a las señas de identidad del bloque amarillo: presión, contragolpe, suerte trabajada, continuidad en la intensidad y efectividad. Unas señas de identidad que no aparecen, juntas, desde el sábado 4 de marzo, día en el que el Oviedo remontó en el Nuevo Tartiere tras un cambio con el que Cervera ahogó a su equipo.

El partido de ayer fue equilibrado. Aunque el CD Lugo gozó de las mejores ocasiones del partido, puede decirse que fue un tiempo para cada porque el Cádiz CF, aunque encajó un gol al comienzo del encuentro, pudo empatar gracias a una reacción que le duró cerca de media hora.

1.Aketxe y el balón parado

Estaba cantado. El jugador Ager Aketxe llegó al Cádiz CF con unos plazos de recuperación y Cervera ha cumplido meticulosamente con el manual de instrucciones que traía el chaval bajo el brazo. Llegó finales de marzo, comienzos de abril, y como un reloj apareció Aketxe en el once del Cádiz CF en Murcia. Y de ahí será muy complicado que lo saquen. Entre otras cosas, por el guante que tiene en su pie izquierdo.

El gol del empate de Ortuño fue gracias a un centro al saque de una falta del jugador vasco, donde descansarán parte importante de los argumentos ofensivos que le quedan al Cádiz CF por mostrar de cara a este final de Liga que se ha comenzado a atragantar. De hecho, el vasco ya marcó en Getafe y cerca estuvo de repetir ayer en un disparo de libre directo al palo corto cuando todos esperaban un nuevo centro. Los saques de esquina y las faltas cercanas al área rival tendrán en Aketxe a su lanzador y en la pizarra de Cervera el secreto del éxito.

2.Abdullah vuelve y trae fútbol

Si la titularidad de Aketxe estaba cantada una vez que llegase abril, no menos lo estaba el regreso al once de Abdullah en cuanto olvidase sus molestias en la rodilla en detrimento de Eddy Silvestre. Hoy por hoy, el mediocentro marsellés es vital en el juego de ataque de un equipo que adolece de fútbol sin la presencia del internacional por Comores. Y en la primera parte, como en él es habitual hasta que tiene gasolina, mostró su mejor versión.

Abdullah tuvo presencia en el centro del campo, tanto en la creación como en la recuperación y en la presión. Supo asociarse con los centrales, José Mari y Aketxe en la tarea de mover y mover el balón de un lado a otro con la idea bien clara de abrir el campo hacia la banda derecha de Salvi para hacer bascular al equipo lucense y, tan pronto como le llegase el balón, mandar balones al espacio contrario, el del carril zurdo de Álvaro García. Gracias a ello, el extremo utrerano dispuso de varias oportunidades profundizando por su banda y de no ser por la falta de acierto, unas veces en los remates y otras en los centros, el Cádiz CF podría haberse ido ganando al descanso.

3.Cambios para parar el dominio rival

Cervera hizo los tres cambios, aunque los dos primeros los hizo a la vez para frenar el dominio que el CD Lugo estaba comenzando a mostrar pasados los primeros minutos del segundo tiempo. El once de Luis César Sampedro, con el viento a favor, se hizo dueño y señor del balón y comenzó a llegar con facilidad al área de Cifuentes, que tuvo trabajo ayer. Consciente de ello, Cervera refrescó su ataque quitando a Aketxe y Salvi y dando entrada a Nico y Santamaría para ser más vertical con un 4-4-2. Esos cambios hicieron, al menos, que el Cádiz CF inquietase por la banda derecha y el CD Lugo se replegase algo… hasta la expulsión de Aridane.

A falta de quince minutos, Cervera quitó a Ortuño para meter en defensa a Servando y confiar todo el ataque al siempre peligroso Alvarito y a los recién entrados Gorka y Nico. Precisamente, en una contra en la que intervinieron los tres, el Cádiz CF respiró aliviado gracias a un ataque que acabó con disparo de Nico a las manos del meta rival. El propi Nico inquietó a la defensa gallega en otra jugada. Pese a la superioridad numérica de los gallegos y al peligro que llevaron a la meta rival, el Cádiz CF consiguió acabar el encuentro en campo contrario y sin colgarse del travesaño.