Manolo Vizcaíno y Quique Pina en una rueda de prensa
Manolo Vizcaíno y Quique Pina en una rueda de prensa
Cádiz CF

Desagradecidos

Mucha gente olvida que los actuales dirigentes han hecho mucho por el club por el que ahora discuten
Por  14:21 h.

Las aficiones, todas, desde la del Tomelloso, si la hubiera, a la del Cádiz CF, pasando por la de los grandes clubes de Europa, todas, son unas desagradecidas, unas irrespetuosas con quienes se están jugando su dinero y unas malcriadas. Por descontado que todas sacan sus colores a la calle cuando el equipo acumula triunfos y se suceden las colas en las taquillas para retirar los abonos cuando ha llegado el éxito al club. Por suerte siempre queda un reducto de gente fiel que por mucho que su equipo pierda y pierda ellos estarán al pie del cañón domingo tras domingo en Tercera o en Segunda. Benditos.

Es cierto que en el fútbol han pasado y seguirán pasando muchísimos piratas por los palcos de clubes a los que han llegado para lucrarse. Estupendo, ahí todos estamos de acuerdo, pero la paciencia se pierde muchas veces de la manera más infantil con quienes llevan las riendas de los clubes.

Esta misma semana se ha podido ver algo de esto en un sector de la afición cadista, la olvidadiza, la que sienta cátedra con todo, la que de todo sabe, la que cansa de tanto tener que escucharla. Quique Pina y Manuel Vizcaíno, como socios que son de un negocio, han vuelto a disentir paralizando el club con la razón del que cada uno quiera dársela. Particularmente, ambos tendrán su parte. No lo dudo. Y como no lo dudo, respeto este periodo de ‘stand by’ que se han dado pese a que el club, que lo dudo, salga perjudicado. Y les permito el beneficio de la duda porque me enseñaron a ser agradecido. Empatizo con ellos porque entiendo que no será un capricho. Los entiendo porque intento ponerme en la situación de cada uno de ellos. Los comprendo porque nadie regala duros a pesetas. Y sobre todo, los respeto porque gracias a ellos el Cádiz CF está en donde está y salió de donde salió. Que no se olvide eso, por favor.

En una relación de este calibre es hasta cierto punto normal que salten chispas, aparezcan discrepancias y de vez en cuando todo parezca que se va ir al garete. Pero ojo, que no estamos hablando de dos cualquiera. Y por eso mismo no entiendo estos días el enfado y el descontento que muchos aficionados y peñistas han hecho público en las redes sociales y en distintos medios con la situación creada por ambos gestores. Que si comunicados por aquí, que si críticas por allá, que si el Cádiz CF al final es el que la paga, que si la afición es la que sufre, que si esto que si lo otro. Paparruchas todo. Porque ni Vizcaíno es Perico el de los palotes, ni Pina es mengano el de zutano. Ambos tienen a su espalda un currículum en el fútbol como para estar tranquilos. Eso para empezar. Y después, no entiendo en serio la facilidad con la que el personal olvida lo estupendamente bien que lo llevamos pasando desde el ascenso en Alicante. Y eso no es producto de la suerte.

No critico que se le haga ver a los dirigentes la preocupación por la situación, pero de ahí a una catarata de comunicados y comentarios hirientes para decirles que si están jugando con el Cádiz CF y demás lindezas va un trecho. Discutan, señores, discutan, pero pónganse las pilas, por favor.