El Cádiz CF sólo aguantó cinco minutos en Vallecas.
El Cádiz CF sólo aguantó cinco minutos en Vallecas.
CÁDIZ CF

El Cádiz CF perdió su ADN

Faltaron apoyos entre compañeros, orden en el centro del campo y la defensa, intensidad, así que el dibujo de Cervera quedó desdibujado
Por  18:55 h.

El Cádiz CF salió con la idea muy clara, pero más claras las tenía el Rayo, que se lo merendó de principio a fin. Bueno, de principio a fin no porque en los primeros cinco minutos el conjunto gaditano salió con alegría y hasta pudo adelantarse en el marcador con la oportunidad de Servando. Sin embargo, y dado lo que se vio justo después, poco hubiera importado porque el Rayo pasó por encima como una apisonadora. Y lo hizo porque los de Cervera jugaron sin la identidad que se debe tener si no quieren meterse en líos. Lo dijo su creador.

1.- Carpio, vendido.

El partido de Javier Carpio fue un desastre, eso ante todo. Pero en honor a la verdad, el lateral murciano no tuvo la ayuda necesaria que debe darle un extremo en este Cádiz CF. Porque Nico Hidalgo apenas colaboró con Carpio, ni tapando las incorporaciones del lateral Rat, ni mucho menos  exigiendo a Lass o Embarba, que hicieron un boquete en las bandas de Carpio y Brian.

2.- Espacios por todos lados.

Si algo tiene, o tenía, este Cádiz CF era que reducía los espacios a su mínima expresión gracias a las eternas ayudas que este equipo parece haber olvidado. Y es que para que el rival se ahogue debe funcionar el Centro del campo, que sepa bascular bien según el juego del contrario y saberlo agobiar con la presión.

Pero eso, hoy por hoy y con Abdullah y Eddy formando parte de la sala de máquinas es literalmente imposible. Mantecón, que pese al desastroso partido no estuvo del todo mal en su vuelta al equipo, apenas obtuvo colaboración en la defensa de la medular, donde Eddy y Abdullah eran dos sombras y en donde también se echó de menos mayor implicación de un Nico Hidalgo sin el ADN de este Cádiz CF.

3.- Alvaro Cervera cambió la cara de su equipo pero no el dibujo.

Tras el descanso retocó el Centro del campo para terminar de perderlo con Eddy, al que retrasó de la mediapunta, donde se colocó Rubén Cruz, que entró por Mantecón. Más tarde quitó a Carpio para meter a Santamaría en la izquierda y dejar a Nico Hidalgo de lateral derecho, donde por cierto jugó sus mejores minutos. Finalmente, Eddy dejó el campo para dejar sitio a José Mari, que dejó algunos detalles esperanzadores.