Cervera en el Artés Carrasco
Cervera en el Artés Carrasco
Cádiz CF

Aunque pueda, se equivoca

Álvaro Cervera no puede pensar que no se le tiene crédito en la prensa porque lo tiene casi ilimitado
Por  17:32 h.

No. No lleva razón. Pero aún así lo pasaremos por alto porque le suele pasar a todos los entrenadores que por aquí han pasado con más o menos gloria. Y, ¡qué diablos! Lo pasaremos por alto porque se trata de Don Álvaro Cervera Díaz, el entrenador que recogió los escombros de Claudio Barragán y fue capaz de construir una obra que solo Dios sabe dónde podrá terminar. Así que por un servidor, el actual entrenador del Cádiz CF puede maldecir –aunque en ningún momento lo ha hecho– lo que desee sobre la prensa que cubre diariamente la información del equipo al que él no para de sacarle rendimiento.

Dicho eso, se equivoca con lo de hoy. Imagino que pasará en todos los clubes, pero desde luego que en el Cádiz CF, salvando contadísimas excepciones, parece haber un virus congénito en ese banquillo porque la gran mayoría de los que allí se han sentado ven fantasmas donde solo hay críticas más o menos acertadas pero en ningún momento interesadas porque aquí lo único que interesa es el club donde, por cierto, ellos pasarán y los plumillas –si el mercado laboral lo permite– quedarán. Y claro, lo mejor es que el entrenador que esté triunfe porque triunfando él, triunfamos todos.

Y aunque pueda equivocarse, se equivoca. Y está feo, hombre. Está feo porque al actual entrenador del Cádiz CF tan solo se le está tratando como merece. Esto es, de gran categoría. Y ojo, porque se lo merece. Es más, se ha pasado el Cádiz CF ocho partidos sin ganar y aquí se ha hablado de todo, de absolutamente todo menos del mal juego del equipo con tal de ni tocarlo.

Se ha recordado como excusas las lesiones, se ha señalado a jugadores que no están dando lo que deben dar, se ha recordado la mala suerte, se ha pedido paciencia y prudencia. Y todo se ha hecho porque se sigue confiando en un entrenador que dice no sentirse respaldado. No hombre, no. Claro que hay voces críticas en el estadio, pero de ahí a pensar que son mayoría es un grave error.

‘Pero Míster, no pasa nada, es lo que tiene hablar de oídas’. 😉