Un mosaico en Carranza.
Un mosaico en Carranza.

CÁDIZ CF

Y Carranza pasó a ser el Falla

La alineación indebida de Cheryshev alteró el orden del día en el estadio gaditano

Por  1:12 h.

Cádiz y su provincia rememoraron ayer viejas etapas con la presencia del Real Madrid en la zona. Si antes se trataba de un hecho cotidiano, ahora se ha convertido en un hecho puntual. Cualquier tiempo pasado fue mejor. Eso sí, en pocas ocasiones se vivió una situación tan rocambolesca como la vivida en Carranza, donde el partido pasó a un segundo plano por la alineación indebida de Cheryshev.

La historia parecía diferente a primera hora de la mañana. Al mediodía comenzó todo en la provincia gaditana. Algo más de una hora después de la teórica salida desde el Aeropuerto Adolfo Suárez de Barajas (Madrid), la expedición del conjunto blanco aterrizaba en otro aeropuerto, el de Jerez. En este caso más al sur, de dimensiones muchísimo más reducidas y que el Real Madrid no suele frecuentar en las últimas épocas.

En torno a 50 seguidores del conjunto ‘merengue’ (y algún que otro cadista) esperaban allí a una expedición madridista un tanto descafeinada. Isco, Pepe y James se llevaban la palma en los vítores ante la ausencia de estrellas destacadas como Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos, Modric, Bale o Benzema. También Rafa Benítez y Arbeloa recibían su particular ‘cariño’.

Custodiados por agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional, los madridistas accedían a su autobús, que se encontraba aparcado en la pista. Al otro lado de la valla, medios de comunicación y seguidores del conjunto blanco. No hubo momento para los autógrafos. Algún tímido saludo ante tanta aclamación, pero poco más. A fin de cuentas, cierta resignación y molestia en una hinchada que se quedó con la miel en los labios.

Ahí se inició una ruta en autobús con un claro destino: la capital gaditana. Tocaba estrenar el Puente de la Constitución de 1812 (el mismo que hace meses visitó el presidente madridista Florentino Pérez, que ayer no estuvo en la Tacita de Plata, durante la inauguración) antes de recalar en el Parador Hotel Atlántico.

Rodeados de fuertes medidas de seguridad llegaron a su cuartel general, donde numerosos aficionados se dejaron notar de nuevo. En esta ocasión sí hubo momento para las firmas, sobre todo en el interior del recinto, donde Isco y Jesé se convirtieron en los principales protagonistas a la hora de firmar autógrafos.

Y de camino al hotel nada cambió. Las firmas continuaron y los aficionados se agolpaban en busca de recuerdos de sus ídolos. Todo transcurría con absoluta normalidad, en los parámetros previstos. Sin novedades en el frente.

En las inmediaciones del coliseo gaditano nada era diferente. Fuertes medidas de seguridad para recibir a los madridistas, apoyo incondicional al Cádiz CF, retorno de Butragueño al estadio de su debut…

Y también sobre el rectángulo de juego. Gradas prácticamente repletas, mosaico, tifo de Hércules y sus leones con las Puertas de Tierra de fondo, pitos al excadista Kiko Casilla (héroe y villano en su día bajo el marco cadista) y al resto de sus compañeros (también algunos aplausos), cánticos de ánimo al equipo de Claudio. Nada fuera de lo común. Todo lo esperado en un encuentro de tal calado.

En el centro de la diana

Hasta que apareció Cheryshev, el mismo que amargó al cadismo con su tempranero gol, y centró toda la atención por su alineación indebida. La noticia que anunció la Cadena Cope al inicio del encuentro se extendió como la pólvora para ‘guasa’ de la parroquia amarilla y del propio Piqué (vía Twitter).

Y en Cádiz, cuna del Carnaval, comenzaron los cánticos. ‘Cheryshev, Cheryshev, Cheryshev te quiero’, ‘Campeones, campeones’, ‘¡Benítez quédate!’, ‘Saca a De Gea, Benítez, saca a De Gea’, ‘Cheryshev no puede jugar’. Canciones de todo tipo y para todos los gustos que no acabaron cuando el entrenador madrileño sustituyó al futbolista ruso por Kovacic al inicio de la segunda mitad del duelo.

Al fin y al cabo, y más allá de lo que aconteció sobre el césped, ahí estaba la noticia. La gran noticia, más allá de los goles de Isco o Kike Márquez. Y no era para menos, ya que Carranza disfrutaba de un posible pase a la siguiente ronda. Aún tocará esperar la decisión definitiva, pero ahí están los precedentes.

No se habló de otra cosa en toda la noche. Más allá de las esperadas ruedas de prensa, los seguidores no se alejaban del móvil ni del transistor. No era para menos. Y mientras, el Real Madrid se marchaba hacia la Capital de España con la mente puesta en otra parte.

Sin lugar a dudas, y si algo queda muy claro, es que nadie olvidará lo sucedido ayer en la Tacita de Plata. Una anécdota más en la historia de un Cádiz CF que siempre será recordado en el mundo del fútbol. Por Mágico, por Irigoyen, por sus míticos jugadores de los 80 y 90, por sus milagros en Primera, por su afición y ahora también por su eliminatoria copera ante el Real Madrid.

En la ‘Casa Blanca’ también se acordarán. Y mucho. Que se lo digan a Florentino, Benítez, Butragueño, al propio Cheryshev y al resto de madridistas. Ayer, en Cádiz, la alineación indebida dejó una mancha imborrable en su escudo.