Manuel Vizcaíno habla con Paco López en el palco de Carranza.
Manuel Vizcaíno habla con Paco López en el palco de Carranza.

Cádiz CF

Vizcaíno, único soporte de Claudio en el Cádiz CF

El último empate deja al técnico valenciano en el punto de mira de todos

Por  17:04 h.

Visto lo visto, el cadismo tendrá a Claudio, como mínimo, hasta el domingo que viene en la Nueva Condomina a las doce de la mañana, donde el Cádiz CF se medirá al líder en partido televisado. Hoy por hoy, desde el club cadista las únicas palabras en referencia al entrenador se ajustan a lo que se suele decir en estos casos. La mala dinámica del Cádiz CF ha puesto contra las cuerdas a su entrenador, que tiene en su presidente al único sostén para agarrarse a un banquillo que le lleva quemando desde hace muchas jornadas.

Dos empates consecutivos (Villanovense y La Hoya Lorca), una goleada engañosa (Marbella) y una derrota (Algeciras) no han sido suficiente para que el presidente del Cádiz CF, Manuel Vizcaíno haya destituido a un entrenador que está ya en el punto de mira de su propia afición. Lo de menos, incluso, es ya la distancia sideral que el primer clasificado saca al Cádiz CF. Lo de más son las pésimas sensaciones de un equipo que semana tras semana intenta jugar a algo distinto con hombres diferentes y resultados similares: malos.

Esta mañana, el presidente del Cádiz CF estuvo en un acto con las peñas en Medina y se refirió a la actualidad del equipo de la siguiente manera. «Es un momento complicado por la exigencia marcada. El objetivo era quedar primero en el Grupo IV de Segunda B (en primera instancia) y ascender (posteriormente) y tenemos que seguir trabajando para que el Cádiz CF vuelva al lugar que se merece», comenzó diciendo ante los peñistas de la peña Manuel Irigoyen. Como se ve, Vizcaíno ya habla en pasado de la quimera del primer puesto, el objetivo que hasta no hace mucho era irrenunciable en sus propias palabras. 

Seguidamente, y sin mencionar en ningún momento a la figura del entrenador, Vizcaíno –casi que sin quererlo– subrayaba una fecha en el calendario dejando marcado de la misma manera el ultimátum a Claudio. «A Murcia tenemos que ir a por todas».

Tras la estela de Irigoyen

Más allá de las críticas hacia él y Claudio que se pudieron escuchar el pasado domingo en el estadio, Manuel Vizcaíno no tiene otra que mirar hacia delante. Y lo quiere hacer a imagen y semejanza, aprovechando el escenario donde se encontraba, al estilo del hombre que él veía desde Sevilla, un antecesor suyo, el difunto expresidente del Cádiz CF Manuel de Irigoyen. «Desde fuera se veía a Manuel Irigoyen como un magnífico gestor que lo dio todo por el Cádiz CF. Fue un genio que hizo el mejor Cádiz CF de la historia. Él hizo grande al club. Ahora, dos décadas después, intentamos devolver esa grandeza a base de trabajo. En estas dos décadas su ausencia se ha notado en todos los sentidos».

Y siguió relatando, en primera persona, que «cuando Manuel Irigoyen era una institución en el Cádiz CF y en el mundo del fútbol, mi padre fue gerente del Sevilla FC mientras Luis Cuervas era el presidente. Ahí se formó la base del mejor Sevilla FC de todos los tiempos, con Del Nido como presidente. Esto indica que a base de trabajo y esfuerzo se pueden hacer cosas grandes. Por eso, en el Cádiz CF debe primar el escudo, más allá de las situaciones personales».

Y es que Vizcaíno se encuentra en un momento clave de la temporada. Muchos socios, especialmente de fondo sur, ven en su gestión el camino hacia el fin de la centenaria institución debido al fondo de inversión al que está acudiendo para financiar su gestión en el Cádiz CF. Tampoco le ha servido para conseguir esa unidad que pide diariamente su política con la cantera y su mala relación con Quique Pina y su entorno. Debido a ello, Vizcaíno no tiene otra que confiar en lo que tiene y buscar una unidad muy difícil de conseguir si el equipo no consigue resultados.

De momento, y aunque desde la secretaría técnica se sigue contactando con entrenadores que puedan sustituir a Claudio Barragán en el hipotético caso de que el Cádiz CF pierda en Murcia, lo cierto es que las condiciones económicas, unido al poder supremo entregado en el mercado de invierno a Claudio, hacen que Manuel Vizcaíno no tenga otra que seguir confiando en el de Manises.

La situación es parecida a la de sus primeros días al frente de la gestión del Cádiz CF, siendo hombre fuerte de Locos por el Balón. El equipo, entonces entrenado por Raúl Agné, daba tumbos cada vez que salía de Carranza y se iba perdiendo incluso la posibilidad de alcanzar el ‘play off’. La situación del club, entonces en Ley Concursal, no daba opción a destituir y pagar a Agné al mismo tiempo que el Cádiz CF iba perdiendo la única opción de ascenso que tenía. La derrota, con goleada incluida, en Almería se hizo insostenible y Locos por el Balón, previo inyección de capital, convenció a los administradores para dar un cambio de rumbo trayendo a Calderón.