Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz CF.
Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz CF.

Cádiz CF

Vizcaíno: «Quiero seguir en este proyecto aunque todo tiene que hablarse»

El presidente del Cádiz dice estar pasando un gran momento aunque no niega que le falta una conversación de futuro con Quique Pina

Por  23:59 h.

El presidente del Cádiz CF estuvo este lunes en Onda Cádiz TV. Manuel Vizcaíno hizo balance de la temporada justo antes de comenzar una fase de ascenso que ilusiona al cadismo tanto o más que la que el año pasado se comenzó con la cabeza gacha ante el Racing de Ferrol en Carranza.

Calmado, cauto y sin excesiva alegría, el máximo mandatario cadista comentó la situación de un «proyecto que era y es con vista a unos años en los que se han ido cumpliendo todos los hitos que habíamos querido, si ben no en el tiempo pensado, sí ahora en el pretendido», comenzó diciendo en alusión al ‘no ascenso’ ante el Oviedo y Bilbao Athletic pero destacando que el equipo ya sí que está en Segunda y con una clara dinámica ascendente. Y apunta más. «Queremos seguir creciendo sin parar y con una base sólida».

A pesar de que el Cádiz CF ha conseguido unos ‘play off’ cuando no era el objetivo, para Vizcaíno el año ha sido de todo «menos plácido». Y lo explica. «Desde el mes de marzo en el que atamos la permanencia en Girona, ha habido muchísima igualdad. Nos hemos dado cuenta de que en Segunda puede pasar cualquier cosa. Todo lo que se ha conseguido ha sido gracias a una gran cantidad de esfuerzo y de una lucha continua cada semana», manifestaba dirigiendo la vista a equipos como Elche o Mirandés, que se han ido a Segunda B con presupuestos superiores y una historia parecida a la del Cádiz CF.

A la hora de ponerle un nombre al autor de esta formidable campaña, Vizcaíno ni se atreve a decirlo, ni se atreve a pensarlo. Y es que para el sevillano «fútbol es fútbol y ni se puede alabar ni criticar solo a una persona por algún un fracaso o por algún éxito. Un club son muchas patas y todas tienen que funcionar e ir a la una. Desde el utillero al presidente pasando por el de la lavandería. Tengo claro que el éxito en un club de fútbol se mide por la unidad de todas las personas que lo componen. No conozco a ningún equipo que consiga lo que quiera gracias solo a la intervención de una persona; ya sea el presidente, el entrenador o cualquier jugador. Todo tiene que ir de a mano», dije convencido de lo que expone.

Lo más reciente que ha hecho el equipo es perder (con los suplentes) en valladolid en un partido donde muchos son los que siguen creyendo que a Cervera no le convenía ganar por, obvia decirlo, entender que al equipo le viene mejor jugar fuera la vuelta. «No creo que él quisiera quedar quinto. Él hace un once alternativo para dar descanso por lo que se avecina pero pienso que en todo momento sale a ganar el partido», aseguraba el presidente cadista.

Diferentes momentos

Sin duda, este año está siendo muy distinto al pasado, donde mantuvo serios desencuentros con su hoy socio Quique Pina. Sin embargo, es un secreto a voces que su relación con el murciano no es la mejor aunque ambos están manteniendo profesionalmente las formas en pos de un club que navega hacia Primera División. De hecho, se muestra muy prudente a la hora de recordar, a preguntas de los contertulios del programa, el que ha sido hasta el momento su decisión más acertada: la llegada de un Álvaro Cervera al club. «Este tipo de decisiones extremas a falta de cuatro jornadas para el final se tienen que tomar muy rápido. Llamé a muchos amigos para que me dieran su punto de vista sobre el entrenador que yo tenía en mente. Llamé a mucha gente para sondearle una decisión que era a cara o cruz. Entendí que Cervera era el hombre porque comprendía la filosofía del club y creía que el idóneo para transmitir a los jugadores lo que necesitábamos. Yo estaba solo entonces en el club y la decisión fue mía, sí, pero no van por ahí los tiros», manifestó cuando se le quiso colgar la medalla por una decisión en donde nunca estuvo presente Pina.

Y es que a Vizcaíno se le ve andar con pies de plomo cada vez que opina sobre algo donde se puede aludir a su socio. Andan las cosas como andan y no quiere ni pretender originar incendios que a nada llegarían. De hecho, señala a Pina y Cordero como los responsables de que Cervera «siga creciendo como entrenador» porque ambos dirigen el área deportiva desde «que la buena sintonía entre ambos ha vuelto» para la presente temporada.

Dentro de su parcela, la administrativa e institucional, se encuentra también el aspecto monetario y logístico. Debido a ello, comenzó «desde el mismo sábado por la noche a preparar el duelo en Carranza ante el CDTenerife, donde una vez más hemos querido cuidar por todos los medios al abonado. Nos hemos tenido que apretar las tuercas bien fuerte para poner a punto toda la maquinaria necesaria para darle toda la facilidad a nuestros abonados para que tengan todo tipo de accesibilidad para conseguir su entrada sin moverse de su casa».

No perdió la oportunidad, como hombre de negocio que es, para sacar a relucir ya la precampaña de abonados. Así, defendió que los no abonados tengan que pagar hasta 55 euros en tribuna ya que él siempre va a mirar por la fidelidad del socio «que va al estadio llueve, haga frío o haga calor».

El futuro

Para el final del programa llegó, quizás, el momento más tenso y no por ello incómodo. Vizcaíno, al que desde hace un tiempo no se le ve con tanta chispa y fuerza como en otros tiempos, fue preguntado si estaba viviendo sus peores momentos en el club a nivel institucional. En el ambiente, como no podía ser de otro modo, reinaba un clima en el que sobrevolaba su relación contractual con el que todavía es su socio, Quique Pina.

A la pregunta que formulaba el exlocutor Juan Manuel Pedreño, que sugería que durante su presidencia, Vizcaíno, estaba encontrándose con muchas piedras en el camino el mandatario cadista parecía asumir que la respuesta iría dirigida a que sí, a que estaba pasándolo mal debido al ‘fuego amigo’. Sin embargo, la respuesta no fue del todo así. De entrada, quiso tirar balones fuera para después meterlos. «Lo que toca ahora es hablar del CD Tenerife», dijo en un primer momento para acto seguido responder sin paliativos.

«Está claro que siempre hay mejores y peores momentos, y por descontado que en la actualidad no hay mejor momento que el de ahora», manifestó queriendo convencer con un rostro que no acompañaba a las palabras. Vizcaíno siguió ante la insistencia de la pregunta, que buscaba saber si seguiría al frente del club pasada esta temporada. «El que crea que me voy a apagar es que no me conoce porque como trabajador que siempre he sido, siempre me he levantado hasta de una loseta. El proyecto necesita de mucho más trabajo y eso necesita años y yo quiero seguir aportando. Al final de la temporada tengo que hablar con mi socio. Está contemplado que seguiremos trabajando juntos pero eso ya será cuestión de hablarlo juntos cuando acabe la temporada».