El nuevo equipo de la entidad presidida por Manolo Vizcaíno entrenará y jugará en El Rosal
El nuevo equipo de la entidad presidida por Manolo Vizcaíno entrenará y jugará en El Rosal

Cádiz CF

Vizcaíno presente en un entrenamiento al que regresa Fran Machado

El presidente del Cádiz ha seguido de cerca el trabajo de un equipo que ya cuenta con el granadino pero sin Carmona, que sigue lesionado

Por  17:30 h.

Segunda sesión de trabajo de la semana en un Cádiz que solo tiene la mente puesta en ganar este sábado al Linares en el Ramón de Carranza. Los amarillos afrontan el choque en un buen momento y eso se nota en cada uno de los entrenamientos en El Rosal.

Precisamente el presidente del club cadista Manolo Vizcaíno ha estado presente y siguiendo muy de cerca el trabajo de sus jugadores en la Ciudad Deportiva de Puerto Real. El sevillano ha estado acompañado en todo momento de su secretario técnico, Enrique Ortíz, en un clima de cordialidad y buen ambiente en el trabajo de los jugadores.

Un entrenamiento que ha contado con la buena noticia del regreso de Fran Machado, ausente por lesión en los últimos partidos. El granadino ya está recuperado y podría estar disponible para el choque de esta jornada ante los de Linarejos. En el apartado negativo, Xavi Carmona sigue en el dique seco tras el esguince de tobillo que sufrió la semana pasada y continúa realizando ejercicios de recuperación, todo indica que este sábado volverá a ser baja.

La caldera deja al equipo sin Carranza

Y con todo, un cambio de planes inesperado evitará que mañana el Cádiz se ejercite en el Ramón de Carranza tras mucho tiempo sin hacerlo. Dentro de la planificación de la semana, Claudio tenía previsto trabajar mañana jueves en su estadio, dos días antes del encuentro. Cosa poco habitual esta temporada.

Finalmente, parece que los problemas casi habituales que tiene las calderas del estadio impedirá que los jugadores trabajen mañana en el feudo cadista. La ausencia de agua caliente hace que finalmente el equipo vuelva a entrenar mañana en El Rosal, cosa que no ha gustado nada a Claudio Barragán.