Manuel Vizcaíno y Quique Pina, en una imagen de hace unos meses en El Partidazo de Cope. Foto: Cadena COPE.
Manuel Vizcaíno y Quique Pina, en una imagen de hace unos meses en El Partidazo de Cope. Foto: Cadena COPE.

Cádiz CF

Vizcaíno pone fecha oficial al divorcio con Pina

"Lo que tengo claro es que el año que viene no seguiremos juntos", dice el todavía presidente del Cádiz CF

Por  16:30 h.

El presidente del Cádiz CF, Manuel Vizcaíno ha estado hoy en las tertulias de la Cadena Cope en el hotel Las Cortes de Cádiz. Desde su entrada en el lugar, el sevillano ya había marcado el camino que iba a seguir aunque lanzando un mensajito a Pina. “Me encanta Cádiz y me encantan sus calles. No me hace falta GPS para recorrerlas”, dijo poco antes de comenzar el interrogatorio al que fue sometido.

En la cabeza de Vizcaíno solo había una idea fija: hablar del Cadiz CF y no entrar al trapo de todo lo que dijo ayer en la Ser su socio y rival Quique Pina. Pero muy pronto se le vino encima todas las preguntas que todo el cadismo quería formular para seguir desenmarañando la que tienen liada su socio y él.

El primer tema que se abordó para no ser tan directo fue el caso Barral, jugador con el que Pina ya ha dicho que tiene una conversación pendiente. Al sevillano se le preguntó si él también tiene que sentarse con el isleño por eso de la jerarquía. “Yo con Barral hablo cada vez que me cruzo con él y nos saludamos, pero de eso (de apretarle las tuercas)  se encargan los responsables de la parcela deportiva”, contestó en un primer intento por escabullir la polémica. “Me parece bien que el grupo esté por encima de todo porque eso es lo que nos ha hecho grande y así debe seguir siendo”, siguió diciendo para secundar tanto la decisión de Cervera como la idea de Pina de cantarle las cuarenta.

Informó, previsiblemente, que la deuda del Cádiz CF, al final de la presente temporada, “quedará fijada entre siete y ocho millones de deuda” y de nuevo aplaudió la postura de Pina de no vender a Álvaro García para rebajar más aún la deuda porque “el dinero tiene que estar en el campo”. Segunda ocasión en que le daba la razón al socio que ayer le puso a caer de un burro.

Como no podía ser de otra manera, a Vizcaíno se le cuestionó por los ataque furibundos que está recibiendo de su socio y que si tenía pensado contestar de la misma manera. Nones. Y nones porque, afirmó, “cuando uno es presidente de una institución como el Cádiz CF tiene que ser consecuente con el cargo que representa y yo voy a ceñirme a la responsabilidad del cargo. Por supuesto que tengo elogios para él porque es un gran profesional, un hombre de fútbol que siempre aporta y ahí me quedo”, dijo de una persona que ni por despiste dice algo bueno de él.

Siguió su soflama pacifista. “Hay mucha gente con la que no me llevo bien y mientras no afecte al rendimiento del equipo me da igual lo que digan o piensen. Además, creo que la gente se cansa. Yo sigo diciendo lo mismo. Espero que las disputas se resuelvan dentro de la sociedad y si él no quiere, tengo que respetarlo”. Nueva evasiva.

“No creo que haya una campaña acoso y derribo contra mí. La actitud de Pina es su decisión y cuando venga se lo preguntáis a él y punto”, repetía incansablemente ante las preguntas en las que se le ofrecía que diera una opinión del porqué el murciano no descansa en su política de confrontación.

Detrás de los ataques de Pina no hay más que la necesidad de este de poseer la firma mancomunada de la sociedad que en estos momentos tiene Vizcaíno ya que en su día el murciano no podía inscribirse en la misma al pertenecer al Granada. Preguntado por ello, Vizcaíno volvía a coger las de Villadiego. “Yo le he dado todo lo que pacté con él y voy a seguir cumpliendo con ello porque siempre cumplo a rajatabla los pactos. Cuando firmo un documento lo firmo para cumplirlo y con ese convencimiento sigo”, dijo acerca de los distintos acuerdos sellados con Pina, el último, la cesión al completo de la firma deportiva dentro del Cádiz CF.

Obviamente, sobre todo este lío sobrevuela un aroma a indemnización económica que tira para atrás y es lo que Pina se niega a pagar. “No voy a entrar en esos trapos. Hay un documento, un pacto de socio que organiza y regula la relación entre ambos. Y seguiré cumpliendo con él”, dijo del mismo acuerdo del que Pina dijo sentirse obligado a firmarlo porque “era la única forma de entrar en el Cádiz CF y de poder trabajar en mi faceta” de fichar jugadores y dirigir la planificación de una plantilla.

En la misma línea, Vizcaíno dejó sin contestar a la cuestión que Pina siempre recuerda para dar su versión. Y esa no es otra que Vizcaíno está donde está gracias a que Pina lo puso como administrador después de que el CSD no permitiera la entrada en la sociedad a la hermana de Pina por su clara vinculación familiar y con la condición de una vez fuera del Granada entrar en la administración de forma igual.

Vizcaíno seguía con sus misma perorata. “Voy a cumplir con todos los documentos que se firmaron en su día para regular la relación entre ambas partes. De hecho, se firmaron para que estas cosas no pasaran pero cada uno es libre de expresar lo que quiera. Lo que tengo claro es que el año que viene Pina y Vizcaíno no van a estar juntos. El año que viene hay una situación nueva”, dijo en alusión a que los acuerdos firmados eran para dos años y por fuerza todo debe cambiar.