Manuel Vizcaíno y Dani Güiza.
Manuel Vizcaíno y Dani Güiza.

Cádiz Cf

Vizcaíno asume los riesgos del fichaje de Güiza por el Cádiz CF

El presidente se muestra convencido de que el futbolista se acercará a su mejor versión con el Mallorca o el Getafe

Por  21:53 h.

Se confirmaba. Apenas había tomado la palabra y Dani Güiza daba la razón a todos aquellos que aseguran que su don no es la palabra. El jerezano y xerecista, otrora anticadista, venía con su guion bien aprendido. Constaba de tres partes. Así, y tras ser presentado por Jorge Cordero como «el último pichichi nacional de Primera División cuando vestía la camiseta del Mallorca», el delantero que procede del Cerro Porteño no daba tiempo a preguntas y nada más centrar la atención anunciaba lo que el club ya había avanzado. «Lo primero que tengo que hacer es pedir perdón. De niño he dicho muchas tonterías y aún me siguen pesando, pero ya he madurado. Lo único que quiero es ascender con el Cádiz CF y hacerlo lo mejor posible. Quiero disfrutar un año que ojalá sea precioso.

Lo segundo. Quiero dar las gracias al club, al ‘presi’ del Cádiz CF y a Jortge Cordero por la confianza que me han transmitido y estoy seguro que no les voy a defraudar porque lo voy a dar todo.

Y tercero. No se más que decir… Solo dar las gracias a todos –se supone que a los presentes (periodistas por su presencia)– y recordar que sudaré la camiseta del Cádiz CF para ascender a Segunda con este equipo, que para eso es a lo que vengo».

Hasta ahí su primera intervención. Acto seguido, le tocó el turno al presidente del Cádiz CF Manuel Vizcaíno, que argumentó el porqué de un fichaje tan polémico y que tanto ha disgustado a una importante masa del cadismo.

«Para nosotros, Güiza es muy importante para este Cádiz CF. Ya dije que, desde nuestra llegada, queremos reescribir la historia del Cádiz. Mirar al futuro y no al pasado. Por eso, desde hoy, y entendiendo las críticas por este fichaje, Dani es jugador del Cádiz CF», comenzó diciendo un presidente que estaba informado de los insultos y los cánticos de ‘Güiza muérete’ que se estaban dando en las puertas (cerradas) del club durante la presentación del jugador.

De la misma forma, y consciente de la problemática del fichaje, asumió completamente la decisión de vestir de amarillo a un futbolista odiado por gran parte de la afición. «Dani es un fichaje mío, del presidente del Cádiz CF. Y el que no esté de acuerdo con la contratación sabe a quien dirigirse. Asumo la responsabilidad de esas críticas que por otra parte son lógicas y que se hacen con todo el derecho».

Una vez escuchadas las primeras palabras del presidente y del nuevo jugador del Cádiz CF, comenzó el turno para las preguntas de los medios, donde Güiza volvió a acaparar toda la atención. Como no, se le preguntó por sus declaraciones en el pasado en el que aseguraba jamás vestiría la camiseta que ahora portaba en su presentación, por cierto, con los colores del Xerez, azul. «Era joven, inmaduro… He aprendido muchas cosas a lo largo de estos años y ya he pedido perdón. No puedo decir nada más. Solo que trabajaré como el que más para conseguir el ascenso».

Le costará, si es que lo consigue, convencer a la afición del Cádiz CF. Pero tampoco piensa obsesionarse con ese tema. «Me voy a centrar en el juego, en intentar ganar los partidos y no voy a estar pendiente de los insultos» que le puedan caer durante el campeonato.

Pese a su anterior enemistad con los colores que desde ayer viste, Güiza no se pensó el ‘sí’ tan pronto como Vizcaíno se lo preguntó. «No dudé en cuanto me llegó la oferta. Yo sabía que me había equivocado y he pedido perdón. Vengo para aportar mi granito», dijo con humildad el que está llamado a marcar las diferencias en la Segunda B.

Más allá de las críticas por sus palabras a su odio al Cádiz CF, muchos ‘peros’ que también ha puesto la afición es su estado físico y el presunto hecho de que no tenga donde ir a sus 35 años y tras varios años alejado de a elite. En este punto, negó la mayor. «He rechazado muchísimas ofertas del extranjero e incluso una muy buena de la MLS (liga norteamericana) y aquí estoy para sudar la camiseta».

Bien en el vestuario

Si mal ha sentado su fichaje en Cádiz, no menos ha caído su su localidad natal, Jerez. Pese a eso, Güiza dice no conocer reacciones. «No he escuchado nada en Jerez», comenta algo equivocado. Y si malo ha sido el recibimiento de la afición gaditana, no así ha sido la bienvenida que le ha dado su nuevo vestuario. «Estoy bien. Me he sentido muy querido por todos mis compañeros. Todos pensamos que lo vamos a conseguir. La verdad es que la plantilla es muy buena». Y de Kike Márquez, al que conoce de Sanlúcar, dijo que es un jugador «impresionante» .

Güiza no se marcó ninguna cifra de goles en concreto peró sí prometió «trabajo, mucho trabajo. Ojalá pueda marcar muchos».

También habló de su pasado reciente en el Cerro Porteño. «Vengo de un país complicado pero donde he conseguido dos títulos en dos años. También sé que llego a una categoría muy complicada».
Conocida es la mala fama que le persigue fuera de los terrenos de juego. Eso es, precisamente, uno de los puntos fuertes en los que se basa los antiGüiza para oponerse al fichaje. Su dudoso estado de forma y, sobre todo, su grado de compromiso. En pocas palabras, Güiza responde que viene implicado «al cien por cien». Algo que secunda y considera más que probado el defensor y responsable de su contratación, Manuel Vizcaíno.

«Pensar que Dani Güiza es el mismo que hace siete años, tanto para lo bueno como para lo malo, sería de ilusos. Pero aseguro que, a su edad, se encuentra en forma. Teníamos la oportunidad de que el Cádiz CF firmase a un campeón de Europa y estoy convencido de que le quedan dos o tres años con fútbol y en los que puede dar mucho. Lo que tenemos que conseguir es que dé aquí la versión más parecida que tuvo en el Getafe y en el malorca, así como en la selección. Y eso creo que va a pasar con Dani», que ha firmado por solo un año.

Por último, y a preguntas del programa de Cuatro de Deportes, Güiza dijo que no sabe si besará el escudo cuando marque un gol o consiga el ascenso. Lo que sí tiene claro es que se centrará «en trabajar, que es a lo que vengo».

Por cierto, Güiza tuvo el ‘detalle’ de llegar con la barba recortada. Y con humor dijo que el día de su examen médido «parecía Bin Laden».