Juan Carlos Cordero, Quique Pina, Manolo Vizcaíno y David Buitrago en un partido en Carranza antes del desembarco de Locos por el Balón.
Juan Carlos Cordero, Quique Pina, Manolo Vizcaíno y David Buitrago en un partido en Carranza antes del desembarco de Locos por el Balón.

Cádiz CF

Un pacto bajo cuerda que prospera a favor del Cádiz CF

Vizcaíno y Pina siguen negociando un acuerdo por el bien de la entidad y de ellos

Por  10:00 h.

Ninguno de los dos le da mucha importancia a la firma, al acuerdo formal, a los focos, a la presentación del pacto ante los medios de comunicación. Los dos, una vez llegado a un acuerdo global pero sin profundidad, andan mucho más interesado en que el equipo se vaya formando, en que al entrenador le vayan llegando jugadores, en que la plantilla se vaya encontrando. En definitiva, lo importante, fuera de los despachos, es el balón y que los encargados de moverlo sepan que pueden estar tranquilos y centrados en su trabajo.

Dicho eso, a nadie se le escapa que para forjar la paz definitiva aún queda mucha tela que cortar. Está claro que lo primero es lo primero y lo primero, pese a lo que se pueda pensar de ‘esta gente de fútbol’, es el Cádiz CF. Tanto Manuel Vizcaíno como Quique Pina lo tienen muy claro y conforme a ello se está trabajando. Eso no quita para que los abogados de uno y otro estén leyendo y releyendo toda la letra chica, todas las cláusulas. Y claro, todo eso con lleva un buen número de obstáculos para su cristalización definitiva.

Porque donde hubo fuego siempre quedarán rescoldos. Y estos no se van a ir por arte de magia. Es cierto, más que cierto obvio, que Vizcaíno y Pina han hecho las paces, se abrazaron en Murcia tras el ascenso en Alicante y han recuperado la conexión diaria en pos de hacer el mejor Cádiz CF del futuro.No obstante, siguen teniendo intereses particulares distintos. Algo tan lógico y normal como la vida misma, como un matrimonio que se casa por amor pero separa sus bienes por si todo se va al traste. ¿Pues qué no hará una pareja que, para más inri, ya se dijeron de todo durante un año que para Vizcaíno se queda? Finalmente, la salida de Pina del Granada y el ascenso del Cádiz CF han motivado, entre otras cosas, la reconciliación entre ambos. Y todo, por el Cádiz CF, con el Cádiz CF y para el Cádiz CF.

No hay prisas. El acuerdo, lo sustancial, que no es otra cosa que la maquinaria del club (campaña de abonados, fichajes, reuniones en la LFP…) eche a rodar como ya lo ha hecho, está atado. Ahora, lo que importa entre dos personas físicas (Pina y Vizcaíno) y casi que jurídicas (Locos por el Balón), se debatirá entre bambalinas, a la sombra del entorno y de la afición. Cada cual buscará sus intereses, como es lo propio. «Hay voluntad de entendimiento», dicen ambos. Y esa es la clave para que todo quedé resuelto y sin polémicas.

Para que Pina y Vizcaíno hayan hecho las paces hay varias figuras con bastante peso en ambos que han convencido a uno y otro de que lo mejor no es otra cosa que vuelvan a navegar juntos. Una de ellas es el expresidente del Sevilla, José María del Nido, en prisión por el desfalco de Marbella. Íntimo de Vizcaíno y amigo de Pina, el preso sevillano no ha tenido más que recordarle a ambos su situación para instarle a que se dejen de cuitas pendientes y hagan, entre los dos, el mejor que Cádiz Cf que puedan.Que desde siempre es mejor sumar que restar. Y que se centren en ello cuanto antes.

Eso no quita para que el acuerdo no haya sido total desde el principio. El porcentaje de las acciones de Locos por el Balón sigue siendo un aspecto en el que ambos dirigentes recela el uno del otro. No es para menos, ahí está el poder. Y en ello se mueven desde hace un mes los abogados del sevillano y del murciano. Además, un posible ascenso a Primera multiplicaría las ganancias y todo debe quedar bien sellado para que después no vuelvan las desavenencias. No hay que hacerse una lectura muy alejada de que mientras más duren en firmar, mejor estarán haciendo las cosas. Y mientras, el equipo entrena, se refuerza y competirá al máximo para que las broncas, si han de llegar, sean para pelearse por el dinero que esté entrando en las arcas del Cádiz CF y no por las deudas que vuelvan a hundir el barco.