Varios jugadores cadistas, durante un entrenamiento.
Varios jugadores cadistas, durante un entrenamiento.

El Cádiz CF se enfrenta a un buen test de cara al momento de la Verdad y ante su público

Un derbi como aperitivo al ‘play off’

El Cádiz CF quiere amarrar cuanto antes el campeonato

Por  23:48 h.
Cádiz CF
0
RB Linense
0
Aulestia, Rubio, Servando, Arregi, Andrés Sánchez, Espinosa, Mantecón, Migue García, Fran Machado, Jona y Airam.
Lolo, Manu Martínez, Olmo, Fall, Polaco, Ismael Chico, Fornell, Juampe, José Ramón, Canario y Copi.
Sauleda Torrent, catalán.
Estadio Ramón de Carranza; 18.00 horas.

Hay que ver lo bien que lo ha hecho Claudio que hoy el cadista aficionado al fútbol irá más pendiente de lo que pueda hacer el rival que su propio equipo, que para eso es, de los dos conjuntos, el que más carne en el asador pondrá sobre el verde de Carranza a partir de las seis de la tarde. Porque el Cádiz, a falta de seis jornadas para el final del campeonato liguero regular, tiene prácticamente hecho todos sus deberes y solo una catástrofe le impediría coronar el grupo IV a mediados de mayo. En cambio, el club hermano linense se la juega cada semana por mantenerse entre los cuatro primeros clasificados y disputar una vez más la fase de ascenso que raro es el año que no juega.
A nadie se le asoma por la cabeza que pueda fraguarse un hipotético tongo entre dos clubes que ya han evidenciado como se abrazan en la grada al mismo tiempo que se pegan tortazos en el campo y, de vez en cuando, en las directivas. Algo lógico, normal e incluso positivo para un deporte tan dañado por malas artes, apuestas y demás mamoneos que dejan al espíritu olímpico a los pies de los caballos.
Por eso, el derbi de mañana será un partido de poder a poder pese a que aquí por la Tacita haya perdido buena parte de emoción la competición doméstica dado el buen hacer de los pupilos de Claudio Barragán. No obstante, para los integrantes del vestuario amarillo la tensión sigue a toda vela. Y es que el once cadista persigue adjudicarse cuanto antes el liderato de forma matemática para pensar al cien por cien el en el ‘play off’ de ascenso de campeones de grupos. Por parte de la Balona, está claro que cada partido es una final y así lo disputará esta tarde para mantener, como mínimo, la cuarta plaza que posee en la actualidad. El equipo de Rafa Escobar, pese a algunas fases de irregularidad que ha sufrido durante el curso, sigue siendo un firme candidado a jugar la fase de ascenso y hacer soñar a su parroquia una vez más.
Con todo esto sobre el tapete, el once de Claudio es complicado de aventurar. Villar y Garrido acaban de salir de una lesión y están aptos, pero la distancia con el UCAM le da a Claudio grandes razones para mantenerlos alejados de la batalla. A las lesiones hay que sumar también las rotaciones tal y como hizo la pasada jornada dando descanso a Servando y recargando la moral y las pilas de un desaparecido Arregi, que cumplió en El Palo y que seguramente seguirá cumpliendo hoy en una defensa que podrá contar también con la vuelta de Tomás para dar descanso a Andrés Sánchez. Quien sabe.
Nacho Navarrete es la única baja obligada y por lo que se está viendo, es probable que Mantecón siga teniendo minutos en un doble pivote orquestado por Espinosa. También es posible la vuelta a la titularidad de Fran Machado en la banda izquierda y la presencia de Migue García en la derecha ya que parece incuestionable que de aquí hasta el ‘play off’ Jona y Airam harán horas extras para llegar lo más coordinados posible al momento de la Verdad.
Un once lleno de cábalas que pese a todo sigue siendo tan respetable y seguro como demuestra la clasificación. Este Cádiz cambia mucho y gana más.

Por su parte, la Balona llega con muchas dudas en forma de lesiones y debido a ellas, el excadista Fall jugará de central para tapar la ausencia del lesionado Carlos Guerra,