Emilio Cortés, abogado y exconsejero del Cádiz.
Emilio Cortés, abogado y exconsejero del Cádiz.

CÁDIZ CF

Hasta tres años de prisión por difundir un vídeo de origen ilícito

Para que el difusor fuera castigado se tendría que probar que conocía su origen ilícito, por lo el pronóstico es "bastante benévolo", según el letrado Emilio Cortés

Por  12:57 h.

Emilio Cortés Becchiarelli, catedrático de Derecho Penal, es uno de los abogados más prestigiosos del país. Además de dirigir su propio despacho, imparte clases en la Universidad de Extremadura y es habitual en los medios de comunicación por su capacidad didáctica, por ser capaz de tomar la difícil jerga de su profesión y traducirla a un lenguaje comprensible para todos.

Pero es que, además, Emilio Cortés es gaditano y presume de serlo allá donde vaya, y fiel seguidor cadista. Incluso se atrevió con una aventura como miembro del consejo de administración de la entidad de Carranza. El letrado atiende a CANAL AMARILLO con la amabilidad y presteza que le caracteriza para analizar el ‘caso Eibar’: el presunto delito al que se enfrentan los que graban el famosos vídeo pornográfico y especialmente el castigo que podría sufrir el que lo difunde, después de que Sergi Enrich haya involucrado al futbolista del Cádiz CF Eddy Silvestre.

“Existen tres planos de consentimiento pensando en la víctima”, reflexiona Cortés.

“El primer plano es relativo a la práctica sexual, y no parece quedar duda a que existe consentimiento en este caso”.

“El segundo es si hay consentimiento para ser grabada, y entiendo que existe cierto consentimiento tácito porque aunque le pide que pare no cesa la actividad sexual de forma brusca. Pero eso dependerá de lo que entienda el juez. Si considera que no hay consentimiento, se considera un delito contra la intimidad y eso conlleva una pena de prisión de uno a cinco años, y se castiga tanto la grabación como la difusión”.

“El tercer escalón hace referencia a la difusión o revelación a un tercero de esa grabación ‘consentida’ (aquí la clave). Entra en el código penal como nuevo delito después de la polémica surgida por el Caso Olvido Hormigos. En este caso el delito se sanciona con privación de la libertad de tres meses a un año o una multa”.

En esta etapa entraría Eddy Silvestre si se demostrara su presunta implicación, tal y como le han acusado los jugadores del Eibar. “Para ello hay que demostrar que el difusor tiene conocimiento del origen ilícito del vídeo, y eso es difícil demostrarlo con pruebas. Si se demuestra, se pena hasta con tres años de prisión. Incluso puede influir su nacionalidad (es de Azerbaiyán) y por tanto desconozca algunas leyes. El pronóstico es bastante benévolo”, admite Emilio Cortés