Cervera, en el banquillo del Nuevo Arcángel.
Cervera, en el banquillo del Nuevo Arcángel.

Cádiz CF

Siempre con la misma historia…

Cervera se cansa de las críticas a un juego que ya ha demostrado que da resultados por encima de otros hipotéticos

Por  15:19 h.

Por más que lo repite cree Cervera que no se le entiende, o lo que es peor, que no se le quiere entender. Y hay que ponerse en su pellejo para comprenderle. Distinto será, o no, si se le pregunta a alguno de sus futbolistas, pero lo que está claro es que este Cádiz CF juega mucho mejor a destruir que a construir. Y punto.

Esta idea del entrenador viene motivada a cuenta de qué partido espera en Reus, un equipo que hace de la posesión de balón su estilo de juego. O sea, antagónico al Cádiz CF. Por lo tanto, Cervera se frota las manos. Eso sí, con prudencia. “Espero al Reus con el balón mucho tiempo y cuando no lo tiene es un equipo que espera muy atrás; pero cuando la tiene la maneja. Ese es su estilo”, definió el técnico, que ya avisa que a pesar de lo que pueda decir la clasificación no será nada sencillo regresar victorioso de Cataluña. “Este tipo de partidos ya los hemos jugado y no se nos da bien. Los equipos que están en una situación en la que no tienen que arriesgar mucho se nos atascan porque no nos dejan espacios. Así que tendremos que intentar quitársela y darle rapidez cuando la tengamos”. Ante esto, son muchas las voces (lógicas) que piden al equipo un esfuerzo a la hora de meterle mano a este tipo de rivales. Cervera admite esa posibilidad. “Vamos a ver si podemos cambiar algunas cosas porque es ya el final y tenemos que intentar algo”, sostiene no sin recordar que los rivales “nos conocen muy bien y hay cosas que no nos permiten”.

Poco a poco, muy de él, fue profundizando en su discurso. “No somos un equipo de mil variantes, pero porque no las tenemos, si las tuviéramos las utilizaríamos. Tenemos que hilar muy fino para hacer otro tipo de fútbol”, insistió

Ante esto, se le cuestionó si prefería jugar fuera de casa ante la hipótesis de que en casa se le encierren los contrincantes. Negó la mayor. “Ojalá pudiéramos jugar todos los partidos en Carranza. Cuando viene un equipo aquí y se encierra atrás nos cuesta, pero vendrán equipos obligados a ganar porque se juegan el ascenso y eso será diferente. Tengo confianza y no nos va ir mal”.

A vueltas con el método, Cervera fue claro a la hora de explicar el por qué su equipo no puede ni debe salirse del guion marcado, ese que invita a pensar en un Cádiz CF encerrado que salga con rapidez a la contra. “Claro que tenemos nuestras opciones y claro que podemos inventar mucho, pero no va a ser bueno. Y no lo digo porque sí, lo digo porque lo entreno y lo sé”. Y puso un ejemplo para todos aquellos que le piden al equipo algo más de iniciativa con el balón. “El otro día (ante el Almería), intentamos durante toda la primera parte sacar el balón desde atrás y ni llegamos a puerta. Tuvimos un sesenta y pico de posesión, eso que os gusta tanto a vosotros y que habéis inventado (en alusión a la prensa). Pues bien, eso no vale para nada. Tuvimos la pelota y no llegamos a portería”, incidió con datos.

Encerrado en su método, volvió a repetir en qué consiste. “Ese de la posesión no es nuestro juego; nuestro juego es otro. Nuestro juego es Alvarito, Salvi, Garrido… Lo podemos cambiar, claro, pero a ver dónde llegamos. Todos los días con la misma historia”, dijo ya cansado de explicarse y explicar qué es lo que él considera mejor para los suyos y, por ende, el club.

Como la mayoría de los entrenadores, Cervera dice que no suele leer prensa ni escuchar radios, si bien, le mantienen informados. O mal, porque eso nunca se sabe dependiendo de la fuente que se busque cada cual. El caso es que no lo hace por una razón. “Intento no dejarme influir. Me llegan cosas muy contadas. Creo que es mejor porque al final te puedes mediatizar”, explica. El caso es que la sensación que tiene “es como la de que estamos contentos porque ya nos hemos salvado y que no queremos jugar de otra forma, pero no es así y eso es lo que intento explicar. No jugamos de otra forma porque nos iría peor”, puntualizó ya cerca del hartazgo.

Más allá de debates estériles y demás, lo que tiene claro Cervera son sus cuentas. “Si ganamos cinco partidos, subimos; si ganamos tres, nos metemos en ‘play off'”. Pues a por ellos. Con balón o sin balón, míster.