Cervera, antes de un entrenamiento con sus jugadores.
Cervera, antes de un entrenamiento con sus jugadores.

Cádiz CF

Sevilla Atlético-Cádiz CF (Previa) Gran rival y mejor panorama

El once cadista confía en sacar su juego de contragolpe ante un Sevilla Atlético que irá alegremente a por la victoria

Por  8:00 h.
Sevilla Atlético
0
Cádiz
0
Sevilla Atlético: Juan Soriano, David Carmona, Diego González, Bernardo, Matos, Borja Lasso, Fede San Emeterio, Cotán, Curro, Ivi y Marc Gual.
Cádiz CF: Cifuentes, Carpio, Aridane, Sankaré, Brian, Garrido, José Mari, Salvi, Aketxe, Alvarito y Ortuño.
Árbitro: Isidro Díaz de Mera, manchego
Partido correspondiente a a 40ª jornada. Masiva presencia de seguidores cadistas en la grada.
Estadio Ramón Sánchez Pizjuán.

Viene botando. La oportunidad para que el Cádiz CF dé un paso definitivo en su participación en el ‘play off de ascenso se le presenta al conjunto gaditano que ni pintada. Porque aunque el Sevilla Atlético es un duro hueso de roer, no por ello se le debe dar mal a un Cádiz CF que arde en deseos de encontrarse, a estas alturas, a un contricante que vaya decidamente y sin temor a por los tres puntos. Que salga a jugar y no a esperar. Que vaya para delante con todo y no se dedique a especular con el empate. Que deje huecos, espacios, que le importe un pimiento encajar goles porque están convencidos que si ellos marcarn más que su rival, suelen ganar.

Y así es el perfil de un Sevilla Atlético que hace tres jornadas firmó la permanencia matemática y que desde entonces hasta ahora no tiene otra dedicación que disfrutar del balón. Cervera y los suyos lo saben y andan confiados esta semana en que hoy el equipo se muestre todo lo convicente que se mostró en la primera vuelta ante rivales que lo trataban como lo que ya ha dejado de ser, un equipo recién ascendido que visitaba los feudos ajenos con la carita de un corderito camino del matadero.

El cambio de mentalidad en sus rivales ha motivado que el Cádiz CF haya visto frenada su progresión. Precisamente, porque desde hace ya unos meses sus contrarios le dan el balón, se cruzan de brazos y le preguntan. ‘¿Y ahora, qué?’.

No será así hoy. No debe ser. Para empezar porque Cervera no tendrá prisa alguna en ir a por el partido.Con la boca cerrada, al Cádiz CF le puede venir bien un punto antes de recibir en Carranza a un Elche con toda la cara de ‘segunda B’. Es público y notorio que contar con la victoria en casa sería una equivocación por mucho que el Elche esté en franca decadencia pero como Cervera confía casi que a ojos cerrados en la voluntad del destino, entiende que el triunfo en Carranza está al caer. Más por sus propias conjeturas que por argumentos futbolísticos, que llegados a este tramo de la temporada importan bien poco según a quién se le pregunte. Y Cervera, con esa pose de catequista que tiene, pertenece al grupo de esos que hacen sus números contando con la cábalas más extrañas pero raramente efectivas.

Por tanto, que Cervera confíe en el influjo de Carranza para obtener los tres puntos ante el Elche le lleva a pensar que con un empate en el Pizjuán las cuentas salen para no ir a Pucela con algo por hacer. Y, curiosamente, el hecho de ir arropado a Sevilla ante el filial también le lleva a pensar que es la forma más efectiva de llevarse los tres puntos de Nervión. Lo uno le lleva a lo otro. Y no por tener a una legión de cadistas desplazados a Sevilla se dejará llevar por la alegría. No. El Cádiz CF saldrá hoy ante el Sevilla Atlético con la misión de esperar bien juntito en su campo. La lección es que pasen los minutos y el filial se siga estirando. La tarea dice que se sufrirá en defensa pero que con el paso del tiempo las ocasiones se les irá presentando gracias al contragolpe que tanto le ha dado a este equipo este año.

Hoy toca esperar, no crear. Hoy toca destruir, no construir. Hoy toca aprovechar los errores del rival, no que se aproveche. Hoy toca ganar. Como sea.

Y para ello, lo normal sería que Cervera hiciera volver al once a José Mari, todo un veterano en este tipo de partidos donde el sufrimiento está tan presente. Será el único cambio respecto al pasado sábado junto al de Brian, que vuelve para quedarse.