Los jugadores del Cádiz CF se divierten con perros en un entrenamiento.
Los jugadores del Cádiz CF se divierten con perros en un entrenamiento.

Cádiz CF

Sevilla Atlético-Cádiz CF: Ganar para relativizar la crisis

El once gaditano necesita la victoria en casa del colista tras cuatro partidos sin vencer

Por  12:57 h.
Sevilla Atlético
0
Cádiz
0
Sevilla Atlético: Caro, David Carmona, Berrocal, Álex Muñoz, Matos, Yan Eteki, Fede, Curro, Pozo, Aitor Cantalapiedra y Carlos Fernández.
Cádiz CF: Cifuentes, Rober Correa, Servando, Kecojevic, Brian, Garrido, Álex Fernández, Salvi, Álvaro García, Rubén Cruz y Barral.
Árbitro: Prieto Iglesias, navarro.
Incidencias: Jornada novena de Liga.
Estadio: Ciudad deportiva del Sevilla FC.

Todo depende del cristal por donde se mire. En la vida y en el fútbol. En todo. Solo los más realistas y menos románticos se fijan en la frialdad de los números. Y sí, las cifras dicen que el Cádiz CF anda de capa caída y rogando una victoria cuanto antes para devolver al grupo esa confianza que hace un mes resultaba inquebrantable. Pero lo que no se encuentra en esos resultados es que en esos cuatro partidos donde el conjunto gaditano ha perdido comba han pasado cosas que se escapan al análisis más superficial. Aspectos que por supuesto no debe pasar por alto ninguno de los integrantes de la plantilla cadista, pero que tampoco debería olvidar cualquier aficionado al equipo amarillo. Es más, seguramente, y dado el ambiente de calma que se respira alrededor del equipo pese a la crisis de las últimas cuatro jornadas, nadie lo haya echado al olvido.

Pero como siempre hay despistados, no está de más hacer una recapitulación de los motivos de cuatro tropezones que han alejado de los puestos nobles a un equipo del que se ha comenzado a dudar como no puede ser de otro modo.

Todo iba bien hasta que otra vez se cruzó en el camino el maldito Tartiere. David Barral no ayudó en absoluto con su falta de disciplina y el Cádiz CF caía ante un Oviedo que se aprovechó del único despiste defensivo que tuvo Servando en lo que va de Liga. El central isleño se quedaba atrás rompiendo el fuera de juego y Toché fusilaba a Cifuentes. Sin Barral, castigado, los intentos ofensivos del Cádiz CF resultaron vanos en un encuentro donde se le cargó de responsabilidad al canterano David Toro. Un partido trabajado para el empate se iba al limbo por un error en la zaga y con la carga autoimpuesta de desprenderse del goleador del equipo.

Volvía el equipo al refugio de Carranza y Barral volvía a ser el protagonista. El delantero isleño se autoexpulsaba con dos amarillas y dejaba al equipo con un jugador menos durante un hora de partido en el que se sumó un punto a base de solidaridad y esfuerzo ante un Numancia controlado. El empate ante el conjunto soriano se alabó. No era para menos, los de Cervera habían realizado un desgaste formidable e incluso fueron ganadores a los puntos al meter al Numancia en su campo.

Pero todos esos elogios se convirtieron en críticas tras el 3-0 en Lorca, el único de los partidos que se perdió con ley, justicia y un poquito de vergüenza. Sin embargo, esa goleada es engañosa. Como se sabe, los dos últimos goles llegaron en la recta final del choque y con la colaboración inestimable de un error garrafal de Cifuentes en un momento donde el Cádiz CF estaba llegando al área lorquina para tratar de empatar un partido que, y aquí está la clave, el Cádiz CF salió creyéndose alguien. La falta de intensidad posibilitó que el Lorca barriese al once amarillo en unos primeros 45 minutos deleznables.

Aprendido el error, llegó el Osasuna a Carranza y en un partido malísimo, lo cierto es que fue el Cádiz CF el que gozó de más situaciones de gol sin nombrar los dos penaltis (tres en su total) errados por Aitor y Barral. Lo normal hubiera sido que la victoria se hubiera quedado en casa, pero el desánimo imperó tanto en el equipo cadista que los goles navarros estaban más que cantados en una noche aciaga.

Sí, hay crisis. Es innegable. Pero todas las crisis tienen sus matices. Y esta en la que está inmersa el Cádiz CF es relativa. Entre otras cosas porque el buen arranque liguero hace que los de Cervera se mantengan en la zona tranquila de la tabla. Además, el engranaje del once amarillo aún no está bien engrasado. José Mari aún no está y su mejor jugador todavía no se encuentra para disputar los 90 minutos de un partido. Por eso hay razones más que suficientes para mantener la confianza en un equipo que esta noche sí que tiene que ganarse un poco del crédito perdido.

La ocasión es perfecta para devolver la esperanza a la afición y lo que es más importante, a los propios jugadores. El Cádiz CF visita la casa del colista que no conoce la victoria en Liga. Cervera hará cambios y espera que los suyos salgan desde el comienzo del choque con la intensidad y la concentración necesaria para no dejar escapar una victoria que facilitaría bastante la labor de un entrenador que tiene que seguir haciendo creer en que todo seguirá funcionando.