El capitán Servando celebra una victoria del Cádiz CF.
El capitán Servando celebra una victoria del Cádiz CF.

Cádiz CF

Servando: “Tenemos que hacerlo muy mal para no llegar a los 50 puntos”

El central isleño repite que el objetivo es la permanencia pero avisa de que "hay que estar preparados para lo que se tenga que afrontar"

Por  17:32 h.

Servando ha sido hoy el protagonista en las tertulias de la Cadena Ser en El Faro. El capitán del Cádiz CF ha estado analizando el inmejorable momento de forma por el que pasa el conjunto de Cervera y como no puede ser de otro modo ha comenzado diciendo que el equipo está en un “momento dulce que hay que intentar alargarlo hasta las vacaciones”, donde confía en sumar los seis puntos que quedan por disputarse hasta el parón navideño.

Obviamente, no todo ha sido un camino de rosas para este Cádiz CF. De hecho, Servando recuerda aquellas ocho jornadas sin ganar y ve “mucha diferencia, sobre todo para la gente de fuera. En esas ocho jornadas la verdad es que el equipo no lo pasó bien pese que trabajamos bien. La victoria en Almería nos vino como anillo al dedo”, reconoce el isleño, uno de los baluartes del vestuario amarillo junto a José Mari y Cifuentes.

Y es que durante aquel bache se habló mucho de posibles incendios dentro del vestuario que fueron extinguidos, en parte, por la mano izquierda de los capitanes con Servando a la cabeza. En este asunto, el defensa quita importancia pero no niega que “esos pequeños detalles, si se dan con una dinámica buena apenas pasan factura. pero si llegan en malos momentos del equipo se puede hacer de un grano una montaña”

Ahora que el equipo vuelve a luchar por el liderato, Servando es el primero en no levantar los pies del suelo aunque siempre sin ponerse barreras. En este sentido, lanza un mensaje muy claro. “Nos equivocaríamos si pensamos en cotas mayores a día de hoy. Es fundamental para todos conseguir cuanto antes esos 50 puntos” que dan la permanencia.

A Servando se le ve disfrutar cada domingo jugando por el Cádiz CF. Es lógico ya que cumple “un sueño, tardío pero muy contento de hacerlo. Soy un privilegiado de poder defender la camiseta del Cádiz CF”. Y eso que apenas le quedaban esperanzas de poder hacerlo. “Pensé que jamás jugaría porque los años pasan factura. Los años de Jaén estuvieron bien y cuando me llamó el Cádiz CF, en Segunda B, ni me lo pensé”, dice.

La lesión de Carpio ha motivado que esté actuando de apagafuegos en el lateral diestro. “No es un marrón. Poder ayudar al equipo, sea donde sea, es un honor”, dice. No es la primera vez que Cervera lo usa de comodín. Todo el cadismo recuerda su ‘play off’ de ascenso como lateral zurdo por delante de Andrés González. “El míster me preguntó si me veía con ganas y le dije que por supuesto”, rememora de un “año complicado, con cambio de entrenador, pero que después se finalizó super bien pese a que nadie pensase que se podía conseguir el ascenso porque no se terminaba de arrancar y el equipo no generaba ilusión”.

Como no puede ser de otra manera, dice que aquella fase de ascenso la vivió “con muchas ganas”. Es precisamente en ese instante cuando Álvaro Cervera marca un antes y un después en su etapa en el banquillo del Cádiz CF. “El míster se hizo fuerte con los (jugadores) que él pensaba que podían dar el do de pecho en el campo y no se equivocó. Cervera, cuando llegó, nos dejó las cosas claras pese a que no encontramos el juego en los primeros partidos porque en teoría esos partidos les daba igual ya que nos preparaba para lo que venía”.

Como integrante de la guardia pretoriana de Cervera, Servando lo define de la siguiente manera: “Lo bueno del míster es que no te engaña. Te simplifica tanto las cosas que o haces eso o hace eso porque no hay otra opción. Y es que si haces lo contrario irías en contra de lo que es el sello de este Cádiz CF y eso hay que tenerlo en cuenta. No todos los entrenadores hablan con tanta valentía como lo hace él”. Y ya pasó a contar cómo se le ve dentro del vestuario. “El míster es muy querido porque es un tipo muy especial. Te dice las virtudes y los defectos tanto tuyos como los del rival”. En este asunto, añadió que el club añadió “de pleno” con su renovación.

Mucho se sigue hablando de la brillante campaña del curso pasado en la que el Cádiz CF se quedó a las puertas del ascenso. Algunos dicen que a la plantilla le faltó creérselo una vez llegado el momento. Y por lo que se ve, Servando comparte algo de esa idea. “Llegas a un momento en el que te lo tienes que empezar a creer y autogenerar esa confianza partiendo de la base de los 50 puntos. Una vez superados, llega un momento dado de decir ‘aquí estoy yo’ y de afrontar las cosas como vienen. Hacerlo con la humildad nececesaria, subirse los cuellos ni creerse nadie, pero hacerlo”.

Al Cádiz CF no le resulta nuevo estar en los puestos altos de la tabla. Es más, ya estuvo en el primer puesto aunque la derrota en Oviedo no solo propicio su salida del liderato sino que incluso lo llevó a una vorágine de malos resultados que lo acercaron incluso a los puestos de peligro. A pesar de ello, Servando prefiere mil veces estar en lo más alto. Por tanto, niega la mayor cuando se le cuestiona si al equipo le pesó en exceso estar líderes. “No hay vértigo, para nada. me encanta verme arriba. Desde luego, mucho mejor que abajo”, dice con rotundidad.

Que el discurso de la permanencia es inamovible es asunto cerrado. Dicho eso, Servando no niega la evidencia. “Hay que hacer las cosas muy mal para no conseguir los 50 puntos, pero ese es el objetivo y que nadie se engañe”, dijo dando importancia a la meta pero sin ocultar que esa meta, ahora mismo, decepcionaría bastante a todo el mundo.

Siguiendo con ese debate del ascenso, el central isleño contó una curiosidad que le pasó con aficionados que le decían el año pasado que lo recomendable era no subir para consolidar el proyecto. “Incluso a veces los entendía porque me decían que era mejor no ascender porque tenían miedo a cosas que ya han pasado…, como a volver a bajar o que la directiva se vuelva loca haciendo fichajes antes que consolidar al equipo en Segunda. Por ese lado, se puede comprender al aficionado”. No obstante, Servando llama a la calma porque “el proyecto es muy sólido, sobre todo por los que lo están llevando”.

 

Mucho se ha hablado estos días de la dureza con la que se emplearon los jugadores del Zaragoza. En esta cuestión, Servando no se puso de perfil y tras elogiar las palabras de Zapater, que admitió que las expulsiones fueron justas, opinó que “salieron, más que fuertes, violentos. Fueron patadas que no vienen a cuento. La de José Mari es brutal, sin intención de llevarse el balón y es bastante feo porque te pega la ostia y como que no ha pasado nada le dice que se levante. Por esa parte es muy feo porque es un compañero de profesión al que te puedes cargar”, recriminó a Papu.

Servando es el guardián del vestuario y saca pecho de lo que se vive a diario dentro. Asimismo, asegura que todo el jugador que llega se siente arropado desde el primer momento a poco que demuestra interés. “Los nuevos lo tienen muy fácil para integrarse porque es un vestuario que acoge con los brazos abiertos. Si no entras, te ves tan solo que no tienes otra que entrar. El que quiera estar, va a estar. Y el que no, se va por él mismo, porque quiere irse”, explica el de San Fernando.

En el mismo sentido, apunta que la crisis de resultados anterior a las seis victorias consecutivas “nos unió mucho más porque nos hizo y creer mucho más”. Y en este apartado, destaca la mano del entrenador. “Lo difícil es poner a todos de acuerdo en algo y eso Cervera lo consigue. En la forma de jugar, en los entrenamientos, en la sociabilidad del grupo. En esas ocho jornadas sin ganar no hubo dudas de ningún tipo y para colmo el club lo renovó como un ejemplo de lo que se estaba haciendo”

Por último, cree que la Navidad va a venir bien. “El descanso le va a venir bien al equipo, no es que lo necesite pero se agradece. Después del parón se verá al mismo Cádiz CF porque lo tenemos bastante claro”.